Vassalord
"Bienvenido al foro de rol Vassalord. Diviertete y adentrate en un mundo creyente de la religión e ignorante de los seres de la noche"



Tuyo es el reino, el poder y la gloria por siempre Señor. Amén.
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Temas Importantes
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada

Si deseas comunicarte con la administración, pincha sobre una de las imágenes para enviar un mensaje privado con tus dudas.
Estación del Año
Radio

MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com
Últimos temas
» Mis más humildes respetos
Lun Abr 22, 2013 5:07 pm por ÁngelusDrakul

» Un tipo peligroso. -priv Kyoya-
Jue Dic 22, 2011 3:45 am por Dino Cavallone

» Es algo complicado [Priv-59]
Dom Oct 09, 2011 10:48 pm por Yamamoto Takeshi

»  Gwiezdny Krzyk
Dom Sep 04, 2011 5:40 pm por Yamamoto Takeshi

» Ficha de takeshi saburo
Dom Sep 04, 2011 5:37 pm por Yamamoto Takeshi

» ~ Dark City ~ Foro de Rol [ÉLITE]
Dom Sep 04, 2011 5:27 pm por Yamamoto Takeshi

» Sin City -Rol Yaoi-
Dom Sep 04, 2011 5:24 pm por Yamamoto Takeshi

» Instituto Tokubetsu
Dom Sep 04, 2011 5:22 pm por Yamamoto Takeshi

» Academy Himitsu (Rol Yaoi)
Dom Sep 04, 2011 5:21 pm por Yamamoto Takeshi

Foros Hermanos
Foros

Togainu no chi ROL

Derechos de Autor

This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

Comparte | 
 

 Cumpliendo una promesa

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Date / Motochika
Heliogábalus
Heliogábalus
avatar

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 11/03/2011

MensajeTema: Cumpliendo una promesa    Sáb Mar 12, 2011 4:52 pm

Estaban en aquella heladería junto al chico que antes les había ayudado a escoger un regalo para el hijo de la única sirvienta mujer y además humana que tenían tanto en casa como en el Dôjo. Date sonrío algo malicioso cuando su hermano amenazo al hombre, a él también le había desagradado la forma en que este observaba al muchacho pero ya Motochika había delimitado una línea de protección, aquel hombre asqueroso se retiro asustado del lugar, mientras otros susurraban sobre como aquellos hombre protegían a su pequeño hermano.

El mayor retiro la mano del hombro de Sora y le quito la bolsa pasándosela a Date el que la dejo sobre una mesa- Ve y pide eso que querías, yo quiero un vaso de soda ya que en estos lugares no venden alcohol -murmuro bastante aburrido por aquella razón- Yo quiero lo mismo, ve -dijo haciendo un gesto con la mano para que de una buena vez se retirara a la barra de pedidos. Ambos hermanos se miraron fijamente por un largo tiempo, mientras las personas del lugar a su vez los miraban a ellos, parecía que no querían tener algún tipo de problema con esos, aunque un par los reconoció por su Dôjo, este tenia una excelente reputación, solo aceptaban a los mejores y ellos mismo los probaban si no merecían la pena no tenían mas oportunidades de regresar.

Date se cruzo de brazos pensando en como era que de estar tranquilamente pasaban a estar sentado en medio de una heladería esperando a un muchacho, pero volvía a repetirlo en su mente, una promesa, era una promesa y tenían que pagar ese favor, ya una vez lo hicieran seguro no le volverían a ver y eso sin duda era mejor al menos para ambos, no eran bueno socializando con nadie aunque inesperadamente con Sora no era así, de ahí la razón de mantenerle alejado después de aquel helado, lo más probable era que su hermano estuviese pensando de la misma forma. Motochika desvío su mirada hasta un liquido que sacaba de su bolsillo, el que servia para pulir armas, nada debería significar más para ellos que eso, sin importar lo curioso y cómodo que se sintieran con ese muchacho.


Spoiler:
 

Habla Date
Habla Motochika
Hablan ambos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sora
Immortal Servant Animal
Immortal Servant Animal
avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 20

MensajeTema: Re: Cumpliendo una promesa    Sáb Mar 12, 2011 5:33 pm

Volvió a dedicar esa amplia sonrisa a los dos hermanos cuando respondieron que él tampoco era humano. Asintió, aunque no especificó lo que era. Lo habría hecho, podría haberse transformado en aquel lugar, pero había demasiada gente, sería problemático... además, era algo que aún no controlaba demasiado bien, pese a los años. Siguió caminando alegremente como si nada, hasta que notó que alguien lo miraba.

-Tsk... -fue todo lo que pronunció al descubrir a aquel humano mirándole, y sabía que no de manera inocente.

Conocía muy bien esa mirada, no era la primera, ni sería la última vez que alguien lo miraba así. Lo que le sorprendió fue como el mayor amenazó a aquel hombre, y lo acercó a él. No esperaba algo así... ¿por qué iba a importarle que un desconocido fuera mirado por alguien? Después de todo, también sabían que no era humano, y no precisamente un pequeño niño indefenso, y mucho menos inocente. Sabía perfectamente lo que tramaban ese tipo de hombres cuando se le acercaban con su falsa amabilidad, ofreciéndole algún dulce, o ir al parque, a cambio de jugar. Y Sora no era idiota, sabía a qué se referían con "jugar". Sentía asco hacia aquellas personas, y le divertía la forma hipócrita en la que después se disculpaban por lo que hacían. Pero volvió a sonreír despreocupado, y entró en la heladería como si nada hubiera ocurrido.

-Por supuesto~ -respondió cuando los mayores especificaron sus pedidos, y fue hasta el mostrador para pedirlos. -¡Hola! -saludó. -Quisiera un helado de chocolate y dos vasos de soda, por favor. -pidió, volviendo a aquella actitud infantil, casi pareciendo ser más pequeño de lo que aparentaba.

Cuando le dieron su pedido, volvió a la mesa con los dos hermanos y les dio lo que les había pedido, sentándose después y comiendo su helado alegremente.

-¡Está delicioso~! -comentó después, con una alegre sonrisa, que cambió después para mirar a ambos chicos con mucha curiosidad. -¿Cómo lo habéis notado? Casi todos suelen tardar mucho más en darse cuenta de que no soy humano... -preguntó, diciendo aquello último algo bajito.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Date / Motochika
Heliogábalus
Heliogábalus
avatar

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 11/03/2011

MensajeTema: Re: Cumpliendo una promesa    Dom Mar 13, 2011 1:01 am

Asintieron tomando cada uno un vaso, a Date aun le era dificultoso sentir los cambios de temperatura, sin importar cuanto tiempo pasara, el mayor se llevo el vaso a la boca y dio un pequeño sorbo a la soda, a veces era agradable sentir los cosquilleos que este liquido producía, eran pequeñas burbujas que a pesar de todo se sentían calidas, ambos dirigieron su atención al menor que parecía hablarles en susurro aunque ellos le podían oír perfectamente bien. Era obvio el porque pero de todos modos sopesaron un poco el asunto, a Motochika aun le sorprendía la reacción del muchacho ante aquel asqueroso hombre, al parecer estaba acostumbrado a ese tipo de situaciones.

-Bien eso fue por tu olor -Date se inclino sobre él, oliendo la fragancia de sus cabellos, pero se aparto enseguida- No hueles a nada que conociera antes, no eres un humano, tampoco eres un vampiro ¿Qué eres Sora? -pregunto mientras el mayor aun bebía de aquella soda tranquilamente - Quizás no te has percatado, pero el es un sirviente inmortal ¿Me equivoco? -comento Motochika dejando el vaso de lado para prestar total atención al tema, el menor llevo una mano bajo su propio mentón y suspiro, percatándose de que efectivamente el muchacho era un sirviente, había oído hablar de ellos por otro vampiro, pero francamente a ninguno de los dos le importaba tener uno, ni siquiera los de sangre, para eso ellos mismos tenían sus cuerpos, no para utilizar a otros.

Francamente no entendían como un chico con aspecto de crío podía ser un sirviente, pero claramente las apariencias engañaban- Es obvio que no puedas identificar que somos, los sirvientes solo pueden detectar a sus amos, sin importar donde este, no eres nada nuestro no tenemos ningún trato por lo que tus sentidos están turbados ante nosotros -hablo el mayor girando suavemente el vaso con su dedo índice mientra de este escurría el agua que se presentaba al estar tan frío el liquido.

-¿Qué sucede cuando los otros se dan cuenta de lo que eres? -pregunto Date sin beber del vaso aun, aquel liquido no significaba nada para él no tenia sentido beberlo. Era ahora cuando comprendía la razón de que no sintiera repelo por el muchacho, su presencia no le incomodaba no le resultaba estorbosa como era usual con los humanos- ¿Dónde esta tú amo? -pregunto nuevamente el menor observándole claramente curioso pero a la vez irritado por tener que estar en un lugar donde todos les miraban como si fuesen fenómenos de circo.


Spoiler:
 

Habla Date
Habla Motochika
Hablan ambos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sora
Immortal Servant Animal
Immortal Servant Animal
avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 20

MensajeTema: Re: Cumpliendo una promesa    Dom Mar 13, 2011 1:25 am

Esperó a la respuesta de los hermanos, sorprendido por la que le dio el menor. Rápidamente se olió, en busca de aquella supuesta fragancia que lo distinguía. Él no notaba nada distinto, aunque tal vez fuera lo normal, y ellos tampoco eran humanos, de serlo ni siquiera cuestionarían si era humano o no, darían por hecho que no era más que un crío humano como todos los demás.

No le hizo falta responder a Date, pues Motochika le respondió por él. Asintió, dándole a entender que estaba en lo cierto, mientras jugaba distraídamente con su helado, llevándose alguna cucharada a la boca, esperando a que ellos le dijeran qué eran... aunque ya se hacía una idea, idea que se confirmó cuando le explicaron por qué él no había podido detectar con tanta facilidad si eran humanos o no. Eran Heliogábalus. Aquella charla le sonaba, probablemente alguno de sus antiguos amos se lo había explicado, pero probablemente y como siempre, no le había prestado atención.

Siguió comiendo aquel delicioso helado, deteniéndose ante la siguiente pregunta de Date. Era complicada de responder, había conocido a distintos tipos de humanos, y tenían diferentes reacciones. Pero lo justo era que respondiera de la mejor manera, además, tampoco le importaba demasiado. No tenía nada que ocultar.

-Depende. -comenzó. -En el mejor de los casos... salen corriendo asustados. -comentó riendo, refiriéndose a los humanos. -Otros me llaman monstruo... como si ellos no lo fueran... -añadió con cierto desprecio. -Y a otros... les parece... "interesante" -dijo aquello con una mueca de asco. Algunos humanos eran terriblemente pervertidos...

Rió por lo bajo cuando Motochika le preguntó por su amo. No tenía por qué no responder a eso, así que...

-No tengo en estos momentos. -dijo, volviendo a jugar con su helado. -No suelen aguantarme mucho tiempo, ni yo a ellos. No se me da bien eso de recibir órdenes estúpidas... -comentó, apoyando sus codos en la mesa y su barbilla entre sus manos. -¿Y vosotros? -preguntó con curiosidad. -¿Tenéis algún sirviente inmortal? -preguntó, recordando a aquel niño y a su madre, aunque dio por hecho que debían ser humanos...

Miró de reojo a un par de personas que aún miraban. Defintivamente, esos hermanos llamaban la atención... y él también. Se dedicó a saludar a esas dos personas con la mano, y rápidamente apartaron la mirada avergonzados. Rió bajito. Eran tan predecibles...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Date / Motochika
Heliogábalus
Heliogábalus
avatar

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 11/03/2011

MensajeTema: Re: Cumpliendo una promesa    Dom Mar 13, 2011 2:10 am

Era obvio aquellas respuestas los humanos eran curioso pero no les gustaba salir de lo que ellos tontamente denominaban “Normal” les gustaba mantener el status quo siempre que pudieran y seres como ellos no siempre eran bienvenidos a compartir su mundo, pero también estaban los humanos corruptos, los que sin duda gustaban de aprovecharse de otros y Sora parecía la victima perfecta para sujetos inescrupulosos como aquellos aunque el chico tampoco era un santo, Motochika medito un poco sobre aquello detenidamente antes de mirarle nuevamente de manera fija.

- No tenemos, no nos va eso de tener que decirle a alguien que debe hacer con su vida, ya tenemos suficiente con la propia -el mayor hablo de manera tranquila sonriendo de medio lado al ver como los humanos avergonzados rehuían de mirarles nuevamente- A mi no me agradan los estorbos, no me interesa que alguien cuide o no de mi, ni mucho menos me va tener que acostumbrarme a la presencia de otro ser, ya tengo con los humanos que están en casa -Date fue quien hablo entonces tomando al fin el vaso de soda y bebiendo de el a penas un sorbo, tan pronto sintió aquel liquido pasar por su lengua frunció el ceño en un claro y obvio gesto de desagrado.

-Que curioso eres de ser así Sora, conocí hace un tiempo a un sirviente, era como la sombra de su amo, bastante dócil… despreciable -murmuro finalmente el mayor recordando a aquel sirviente de rostro aniñado y aspecto tranquilo. Algo más que recordaba era el poco amor propio que se tenia, Date también lo recordó e hizo un gesto de desprecio con la boca, ellos no eran muy afectos a las tradiciones no le importaba mantener un contacto con otros como ellos ni tener sirvientes ni animales ni de sangre, tampoco tener un contacto con su master. Ellos simplemente vivían a su propio ritmo y según sus propias reglas, si estaban juntos no tenían necesidad de nadie más o eso creían.

-¿Después de acabar el helado que harás? Ahí es donde termina nuestra promesa -le recordó Date mientras el mayor terminaba de beber la soda y depositaba el vaso vacío en la mesa sin provocar ni el más mínimo sonido. Una vez el muchacho acabase aquel helado, sus caminos se dividirían, lo más probable es que regresaran al Dôjo para guardar las cosas que habían conseguido así como para entregarle el dichoso regalo a ese pequeño, prepararían todo para comenzar nuevamente las clases y tendrían que organizar un nuevo reclutamiento esperando que al menos uno con suficiente fuerza para resistir sus entrenamientos se apareciese, en cuanto a Sora, no estaban seguro de que seria del chico, parecía saber arreglárselas lo suficientemente bien hasta ese momento.


Spoiler:
 

Habla Date
Habla Motochika
Hablan ambos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sora
Immortal Servant Animal
Immortal Servant Animal
avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 20

MensajeTema: Re: Cumpliendo una promesa    Dom Mar 13, 2011 2:35 am

Le sorprendió bastante la respuesta del mayor de los hermanos. Normalmente, a todos los amos que había tenido les encantaba tener un sirviente al que mandar y humillar, aunque no lograban esto con Sora, quién siempre se las ingeniaba para encontrar algo en aquella orden que pudiera malinterpretar y hacer mal, sacándoles de quicio. Era una práctica que había perfeccionado con los años, y que lograba que sus amos lo aguantaran cada vez menos. Sonrió al recordar aquello, y después miro a Date, quién desde el principio le había parecido más distante que el albino, o esa era la impresión que le daba al pequeño.

Miró de nuevo a Motochika cuando pareció sorprendido por su actitud como sirviente e hizo una mueca de desagrado cuando le mencionó a otro sirviente como él, pero que era tan diferente. Había conocido a algunos así, sus amos hacían lo que quisieran con ellos, y simplemente obedecían. Por mucho que había intentado convencerles de que debían quererse más, estos seguían siendo tan asquerosamente obedientes...

-He visto alguno así... resultan bastante patéticos... -comentó, llevando otra cucharada de helado a sus labios, saboreándolo.

Miró de nuevo al castaño, recordando que después de comer aquel delicioso helado de chocolate no volvería a verlos. Normalmente, a Sora aquel tipo de cosas no le importaban en absoluto, sólo le preocupaba el beneficio que pudiera sacar de las personas a las que conocía, que normalmente no le resultaban para nada interesantes. Pero estos chicos eran diferentes, no parecían nada idiotas y, por primera vez, prestaba más atención a ellos que al capricho que le habían consentido, que esta vez se trataba del helado.

-Me gusta improvisar~ -respondió finalmente, tomando otro poco de helado, ya casi no le quedaba. -Esperaré a encontrar algo interesante... -añadió. Otra tienda, algún lugar en especial, alguna persona... cualquier cosa que despertara la vena más caprichosa de Sora. -¿Y vosotros? ¿Le dareis el regalo al niño? -preguntó con interés.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Date / Motochika
Heliogábalus
Heliogábalus
avatar

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 11/03/2011

MensajeTema: Re: Cumpliendo una promesa    Dom Mar 13, 2011 3:25 am

Era extraña la situación en la que ambos se encontraban, pues era tan simple acostumbrarse a estar con ese chico, ninguno tenia un interés en especial en él, pero que curioso era que su voz les pareciese tan familiar, eso era algo que a ambos le sucedía- Note que efectivamente te gusta improvisar Sora, en cuanto al regalo, se lo daremos a la madre ella vera si mañana se lo entrega o no, nos pidió autorización para celebrarle el cumpleaños al enano ese- Motochika jugueteo un poco con el vaso mientras hablaba y Date dejaba de lado el suyo.

El menor se levanto y tomo la bolsa que portaba el juguete y miro al chico- Se te olvido pedir algo por cargar esta bolsa hasta acá -le recordó caminando a la barra para cancelar el valor del helado y de las sodas, le entrego unos billetes al sujeto y se dio la vuelta antes de que este le entregara el vuelto, alzo la mano para darle a entender que un par de monedas no eran de su interés, cuando se aproximo a la mesa, paso sus dedos por el mentón de Sora alzando un poco su rostro para que le observase directamente a los ojos- Supongo que ya decidiste como debemos pagarlo -retiro sus dedos suavemente, camino solo unos paso hasta quedar junto a su hermano que aun permanecía sentado.

-Escoger algo que desees no es demasiado difícil o ¿Si? -pregunto el mayor cruzándose de brazos, no quería que pareciera una mala excusa, pero su hermano lo había prometido, a veces detestaba eso del menor, prometer cosas, comprometerlo a él sin pedirle la opinión, pero en esos momentos ya poco importaba lo que dijese, además era solo un capricho más, luego de aquello no volverían a ver al muchacho porque no solían salir del Dôjo a menos que fuese estrictamente necesario, como aquel día en el que necesitaron comprar las cosas necesarias para poner nuevamente en funcionamiento el Dôjo.

Y Sora parecía ser lo suficientemente independiente como para buscar por él mismo como valerse, quien sabia cuantos años llevara haciendo lo mismo, era algo que podían comprender, el vagar por todos los lugares para no levantar sospechas, aunque en aquella ciudad las cosas parecían ser distintas, era cosa de sentir la presencia de todos los vampiros que allí habitaban.



Spoiler:
 

Habla Date
Habla Motochika
Hablan ambos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sora
Immortal Servant Animal
Immortal Servant Animal
avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 20

MensajeTema: Re: Cumpliendo una promesa    Dom Mar 13, 2011 3:48 am

Le sorprendió bastante que el albino se dirigiera al niño de aquella forma, casi parecía desagradarle, pero, sin embargo, se habían molestado en comprarle un regalo. Le resultaba curioso, y no pudo evitar sonreír de nuevo, observándole con detenimiento, como si así pudiera comprenderlo mejor. Lástima que ya se le acabara el tiempo para estar con ellos... le habría gustado conocerlos un poco mejor. Aunque, claro, era probable que no los volviera a ver después de esto... él nunca estaba en un lugar fijo, y estaba convencido de que esos dos hermanos no se dejaban ver demasiado...

Le sorprendió que Date recordara su promesa, pero no confesó que no la había tenido en cuenta, sólo calló y asintió, como si ya hubiese pensado qué pedir, pero se quedó pensativo, aprovechando que el castaño había ido a pagar el helado y las sodas. ¿Qué pediría? No encontraba ninguna buena excusa para mantenerlos más tiempo con él... Pensó un poco más en ello hasta que notó unos dedos que le hacian levantar el rostro, encontrándose con el de Date. Aquello le sorprendió, y sus azules ojos se clavaron en los grises de Date. Miró de reojo a Motochika, encogiéndose de hombros. Sí, era fácil escoger algo que deseabas... cuando sabías qué deseabas. Sora sólo tenía caprichos puntuales, y efímeros, nunca algo que deseara realmente, por siempre siempre improvisaba... y esta vez tendría que hacerlo de nuevo.

-Hum... bueeno~ -comenzó, retomando ese tono infantil que lo caracterizaba. -Me encantan los parques también... -comentó, como si lo estuviera pensando. -Intentaré no robaros mucho tiempo, pareceis muy ocupados... -añadió con un deje de decepción.

En realidad, ir a un parque y jugar con columpios le daba igual... al menos en aquel momento, sólo era lo primero que se le había ocurrido que podría darle un poco más de tiempo con los dos hermanos. Le resultaba extraño interesarse tanto por otras personas, normalmente desistía fácilmente. Si no llamaba la atención, buscaba a otro... nunca le costaba demasiado trabajo...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Date / Motochika
Heliogábalus
Heliogábalus
avatar

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 11/03/2011

MensajeTema: Re: Cumpliendo una promesa    Mar Mar 22, 2011 1:08 pm

La sensación en sus dedos nuevamente le resulto familiar, al menos Date que pudo mantener ese contacto, era curioso, realmente curioso sentir algo de familiaridad con alguien que definitivamente no tenia nada que ver con ellos. Medito por un momento pensando en que aquello se debía solo en una de las habilidades del menor.

Ninguno de los dos se sorprendió cuando le escucharon hablar del parque, el mayor de los hermanos por algún motivo se lo imagino que pediría algo como eso- No estamos especialmente ocupados, pero mañana reabriremos el Dôjo nuevamente -después de decir aquello Motochika se alzo de la silla deslizando sus dedos por sus albinos cabellos, al parecer había hablado de más, clara y voluntariamente había revelado el lugar en el que vivía, aunque no era precisamente un secreto al fin y al cabo muchas de las personas de la ciudad le reconocían por tener a su cuidado el más temible de los Dôjos de los alrededores.

Cuando ambos estuvieron listos caminaron a la salida del lugar esperando que el muchacho les siguiera, entonces irían a un parque, bueno no es como si tuviesen que hacer algo en especial. Para Date el parque era especial, era un lugar en el que a pesar de lo publico que pudiese resultar, aun de ese modo era un sitio en el que podía disfrutar de un lugar para si mismo, un momento de tranquilidad, templanza para su mente ante el hecho de verse sentado o caminando bajo esos enormes y frondosos árboles no pudo evitar esbozar una fugaz sonrisa. Por otra parte a Motochika los parques le eran indiferente, no era tan poético como su hermano, la cultura Zen no era cosa suya, el más bien era de encontrar una meta, superarla y así por siempre hasta que no tuviese nada que hacer, aunque encontraba que esa ultima idea era bastante absurda.

Dase te volteo levemente y estiro su mano un tanto fastidiado- Ven, vamos Sora y no te preocupes por el tiempo, finalmente eso es lo que menos importa, tu existencia no me resulta incomoda y no eres un enano fastidioso -comento sin decir nada más, esperando con la mano alzada de que el menor la tomara para ratificar esa nueva promesa, porque lo más probable es que no volverían a verle ya que ninguno de los dos ni él ni Motochika era de los que acostumbraban a salir muy seguido del Dôjo a menos que esto fuese estrictamente necesario.


Spoiler:
 

Habla Date
Habla Motochika
Hablan ambos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sora
Immortal Servant Animal
Immortal Servant Animal
avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 20

MensajeTema: Re: Cumpliendo una promesa    Mar Mar 22, 2011 3:25 pm

Miró al mayor de los hermanos cuando le aseguró que no estaban ocupados, y supo que estaba arrepentido por haber revelado el lugar en el que vivían. Aunque no debía preocuparse, pues Sora nunca solía fijarse en esa clase de sitios. Siempre que paseaba por la ciudad, frecuentaba parques, jugueterías, heladerías... siempre lugares a los que un crío suele ir, así que no tenía ni idea de dónde había algún Dôjo, pero, por primera vez, tuvo curiosidad... pero prefirió no preguntar. Estaba convencido de que a esos hermanos no les resultaría agradable recibir una visita.

Siguió a los mellizos cuando salieron de la heladería, caminando un poco atrás, pero dando un par de zancadas para alcanzarlos. No les indicó dónde ir, prefería que buscaran un parque cercano a su Dôjo. Por primera vez, no quería ser una molestia, sólo se conformaba con pasar un rato más con ellos. Eran las primeras personas que se le acercaban sin mirarle de forma pervertida en mucho tiempo, cosa que, para su sorpresa, agredecía. Aunque no iba a negar que muchas veces era él quién se lo buscaba...

Miró a Date, muy sorprendido, cuando este le tendió su mano, escuchando sus palabras. ¿Que no era un enano fastidioso? Se le escapó una risilla. Esa era, precisamente, la imagen que solía dar. Pero no pudo negarse que le agradó saber que su presencia no le resultaba incómoda ni molesta.

Caminaba dando pequeños saltitos, con esa infantil sonrisa tan característica suya.

-No dirías eso si me conocieras~
-aseguró divertido, mientras cogía también la mano de Motochika, caminando entre ellos. Era la primera vez que un niño tan caprichoso como él se conformaba con tan poco.

Se dedicó a mirar a su alrededor, en busca de algún parque y, por primera vez, de algún Dôjo. Él mismo se sorprendió de esto, y miró a ambos hermanos con curiosidad y, al mismo tiempo, dudando de lo que iba a preguntar.

-¿Dónde está vuestro Dôjo? -se atrevió, al fin. -No os preocupeis, no frecuento ese tipo de lugares, es sólo curiosidad. -aclaró enseguida, antes de que pudieran responder.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Date / Motochika
Heliogábalus
Heliogábalus
avatar

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 11/03/2011

MensajeTema: Re: Cumpliendo una promesa    Mar Mar 22, 2011 7:18 pm

Date sonrío por primera vez en ese día y en varios a ser sinceros de manera divertida, dio un suave apretón a la pequeña mano que sostenía y bajo la mirada posándola en Sora- Quizás tienes razón –murmuro en respuesta al comentario que el chico había hecho antes, el mayor de los hermanos no rechazo aquel suave contacto de la mano de su ahora acompañante. Algunas de las personas que pasaban por allí les miraban un tanto curiosos por aquella extraña escena, pero realmente poco podía interesarles lo que otras personas opinaran sobre ellos.

El menor sospeso un poco la pregunta- Al otro lado del parque, es un edificio bastante visible –comento mientras Motochika asentía con la cabeza confirmando aquella respuesta, el lugar era de visita publica pues era algo como “Patrimonio” para la ciudad y aunque ese lugar pertenecía a su familia ellos no se oponían a que personas interesadas en el pasado pasaran aprender un poco, claro que si no causaban ningún tipo de incidentes, ellos vivían en la casa que estaba detrás del Dôjo y sus criados en la parte del frente, eran los encargados que nada “Malo” le sucediera a su propiedad. Conocían a esa familia desde tiempos remotos, siempre habían sido fieles a ellos, sospechaban la naturaleza de sus amos pero aun así solo se dedicaban a servirles sin rechistar.

A Motochika el comentario de autodefensa que había hecho Sora después de realizar la pregunta le pareció de cierto modo tierno, o quizás algo por el estilo ya que no solía utilizar adjetivos como “tierno” con nadie. Caminaron hasta el otro lado del parque donde había varios juegos en los que unos pocos niños se divertían a esas horas. El mayor camino hasta una banca y se sentó allí con una expresión seria y meditativa mientras Date jalaba de manera delicada a Sora- Por allá esta –le señalo hacia el frente de una de las calles que estaba a un costado del parque- Ahora que estamos aquí ¿Iras a los juegos? –pregunto desviando la mirada fastidiado por una única razón, una mujer que detestaba se aproximaba a ellos.

La mujer era de curvas pronunciadas largo cabello azabache y una maliciosa mirada, apestaba a sangre lo que hizo que torciera la nariz en disgusto, sujeto firmemente a Sora por el brazo y lo apego a él- ¿Qué haces tú aquí? Creí que te dije que no quería verte rondando cerca del Dôjo –sus palabras eran cortantes, frías y sin una emoción en particular. La mujer puso una mueca de desagrado al ver al muchacho tan apegado a él- Nada, solo me perdí –murmuro con voz inocente- No soy tonta para desafiarlos a ustedes, nadie lo haría en verdad, pero quise verte, aunque claro esta que no me has extrañado para nada –Le miro bastante enfadado- Claro que no lo he hecho, las mujeres como tú me son repugnantes, vete antes que Motochika se levante –La mujer retrocedió asustada, mirando al albino de reojo y suspiro resignada- Pero antes de marcharme quiero que me des un besito de despedida –pidió enseñando sus colmillos en una coqueta sonrisa.


Spoiler:
 

Habla Date
Habla Motochika
Hablan ambos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sora
Immortal Servant Animal
Immortal Servant Animal
avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 20

MensajeTema: Re: Cumpliendo una promesa    Mar Mar 22, 2011 7:43 pm

Asintió, memorizando la respuesta. No iba a ir allí a visitarlos, sabía que estorbaría... pero siempre podía pasar por el lugar de casualidad algún día, ¿o no? Sonrió divertido y siguió caminando alegremente, sujetando las manos de ambos hermanos, sin importarle que algunas personas los miraran extrañados por ello. Ya estaba acostumbrado, y a ellos no parecía que les importara, así que no soltó sus manos.

El mayor soltó su mano cuando llegaron, y Sora se limitó a observar como se sentaba. Después, miró hacia el parque que Date le indicaba. Había algunos niños jugando, y los miró con algo de recelo. Normalmente, se alejaban de él. Los niños humanos, aunque no lo parecieran, siempre eran más perspicaces que los adultos y lo evitaban.

Iba a inventarse una excusa, pero entonces vio como el menor de los hermanos desviaba la mirada, parecía enfadado, y pronto descubrió la razón. Normalmente, Sora odiaba a las mujeres, pero esa le generaba un odio superior aún. Sólo con verla, sabía que era alguien muy desagradable, y que Date lo apegara a él le confirmó sus sospechas, además, debía ser peligrosa. Se limitó a mirarla con furia, casi parecía un animal furioso, y tal vez fuera eso. Se sentía muy furioso, y eso era fatal para él, podría convertirse en cualquier momento, y sabía perfectamente que no era apropiado hacer eso allí, en la calle.

Pero al escuchar aquello último y al ver sus colmillos, se le escapó un gruñido que no sonaba para nada humano, y se colocó delante de Date, como protegiéndolo, mirando a la mujer desafiante, reprimiendo otro gruñido similar al anterior.

-Lárgate, vieja. -fue todo lo que dijo, con un notable desprecio en esas escasas palabras.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Date / Motochika
Heliogábalus
Heliogábalus
avatar

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 11/03/2011

MensajeTema: Re: Cumpliendo una promesa    Mar Mar 22, 2011 8:27 pm

Tanto Date como aquella mujer se sorprendieron de la reacción del chico, los crueles ojos de la mujer se detuvieron en ese chico- Ya veo, es su sirviente ¿No? Pensé que no te agradaban los críos –murmuro molesta con un claro odio hacia el chico que le miraba de forma amenazadora. Motochika que observo la escena desde la banca se alzo aproximándose a ellos a paso lento, tomo a Sora de un brazo y jalo de el hacia su cuerpo, se inclino un poco para alzarlo entre sus brazos como a un verdadero niño, le sujeto por la cintura con delicadeza y miro a la mujer que parecía sorprendida por aquel acto.

Date relajo su posición observando hacia el frente- No es de tú incumbencia que sea él de nosotros, espero que no se te ocurra nada estúpido, porque si llegas a tocar tan solo un cabello de Sora te matare sin piedad, escucha bien, no habrán segundas oportunidades –murmuro el mayor siendo bastante serio al respecto, la fémina se espanto notando que no había la mas mínima vacilación en las palabras del albino- E-esta bien, no estoy loca menos de acercarme a su sirviente –dio un paso hacia atrás asustada y lentamente se retiro perdiéndose de vista.

Motochika bajo al menor de sus brazos depositándolo en el suelo- Lo lamentamos Sora, involucrarte en este tipo de asuntos –murmuro Date inclinándose un poco, paso su dedo por el ceño del muchacho, era extraño querer verlo con esa expresión despreocupada y “feliz” que solía mostrar- Ella no será un problema para ti, pero si sospechas algo no dudes en visitarnos, dudo que nos moleste tú vista. Es curioso pero eres el primer ser con apariencia aniñada que no me desagrada –dijo lo ultimo a modo de cumplido aunque no muy seguro de que sonara de ese modo.

El mayor poso su mano izquierda sobre la cabeza del muchacho sin ejercer presión- Gracias Sora, sentí un aura protectora cuando te pusiste delante de mi hermano. No dudes en pedirnos o acudir a nosotros cada vez que quieras –ofreció permaneciendo de lado junto a él mirando con una expresión un tanto turbada a Date que no retiraba su mirada del muchacho.



Spoiler:
 

Habla Date
Habla Motochika
Hablan ambos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sora
Immortal Servant Animal
Immortal Servant Animal
avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 20

MensajeTema: Re: Cumpliendo una promesa    Mar Mar 22, 2011 9:31 pm

No se asustó de la mirada que le devolvía la mujer, y se preparó para transformarse y lanzarse sobre ella, cuando, de pronto, Motochika lo alzó entre sus brazos, dejándolo sorprendido. Miró al albino, queriendo preguntarle por qué había hecho eso, pero las palabras que dijo después le dejaron atónito. ¿Estaba defendiéndolo? Hacía mucho tiempo que nadie hacía eso, sólo algunos amos que había tenido hace años, y otros ni siquiera se molestaban... Su expresión cambió por unos instantes, e incluso una leve sonrisa se dibujó en sus labios. Al menos, hasta que volvió a escuchar a la mujer, que la miró nuevamente desafiante.

Finalmente, esa desconocida para Sora se marchó, y el pequeño se limitó a negar con la cabeza al escuchar las disculpas del menor de los hermanos. Su rostro seguía mostrando un ligero enfado, que desapareció en cuanto el dedo de Date pasó por su ceño. Lo relajó al instante. Sonrió por aquel último "cumplido".

-No os preocupeis, soy mucho más fuerte de lo que parezco, ¡podría con ella en cuestión de segundos! -aseguró, levantando su cabeza orgulloso.

Pensó, entonces, que había sido idiota. Tenía la oportunidad de visitarlos, de verlos de nuevo... y la estaba desperdiciando. Pero es que, simplemente, no podía fingir delante de ellos, aún no sabía por qué... así como tampoco sabía la razón por la que quería pasar más tiempo con ellos. Tal vez, porque... casi parecía que fueran amigos. Casi.

Miró al mayor de los hermanos cuando tocó su cabeza, sorprendido nuevamente de sus palabras. ¿Proteger a Date? Tal vez... Su cuerpo había reaccionado sólo, se había dejado llevar... sólo quería alejarlo de aquella mujer, algo le decía que era peligrosa, y que su presencia era molesta para el castaño. Sonrió divertido al escuchar aquello último.

-No lo digas muy alto, podrías arrepentirte~ -advirtió, recuperando ese tono infantil y travieso de siempre.

La expresión de Motochika no pasó desapercibida para él, y quiso mirar a Date para averiguar por qué se veía así, pero, de ponto, sus piernas comenzaron a temblar, y rápidamente todo su cuerpo. Sabía lo que significaba eso, y lo comprobó al sentir cómo subía su temperatura corporal, y como si algo se revolviera en su cuerpo.

-Oh, oh... -fue todo lo que dijo, mirando hacia los lados. No había nadie en aquellos momentos, pero aún así...

Quiso decirles algo más, pero no fue capaz, de sus labios sólo salió una especie de maullido y, cuando quiso darse cuenta, estaba casi a la altura del suelo, entre su ropa. Se había convertido. ¿Qué esperaba? Siempre le ocurría después o durante un enfado lo suficientemente intenso. Agachó sus orejas, mirando a ambos hermanos, disculpándose por eso. Pese a que nadie le había visto convertirse, no era muy común ver a un cachorro de león pasearse tranquilamente por la calle. Se escondió entre las piernas de Date, aún sabiendo que eso no servía de mucho.

Resultaba patético que, alguien como él, que llevaba tantos años vivo que ni lo recordaba, aún no fuera capaz de controlar sus transformaciones...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Date / Motochika
Heliogábalus
Heliogábalus
avatar

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 11/03/2011

MensajeTema: Re: Cumpliendo una promesa    Miér Mar 23, 2011 12:27 am

El mayor le miro alzando una ceja cuando el chico dijo aquello- ¿Arrepentirme? Dudo que eso llegue a suceder -murmuro bastante seguro de sus palabras, pero antes de poder decir algo más ambos miraron como el muchacho cambiaba de forma rápidamente Motochika solo atino a mirar alrededor- Creo que no hay más remedio -murmuro haciendo un gesto con la mano para que Date tomase entre sus brazos a Sora que ahora tenia la apariencia de un cachorro de león, el mismo recogió la ropa que quedo tendida en el suelo, fue por las bolsas que llevaban y las dejo en una de ellas.

El menor comenzó a caminar rumbo al Dôjo, siendo seguido por detrás por Motochika que no medio más palabras en ese momento solo pensaba en lo peligroso que podría haber sido aquella situación sobretodo notando el poco control que Sora tenia sobre su transformación. Date le llevaba contra su pecho hasta le pareció divertido sentir aquella pequeña criatura entre sus brazos de aquella manera claro estaba que no lo demostró en su expresión.

Caminaron alrededor del parque el que conocían a la perfección de ese modo era nula la probabilidad de que alguien ya fuese humano o de cualquier raza les pudiera ver, ambos iban con sus sentidos atentos al más mínimo ruido. Hasta que al fin llegaron al Dôjo, ambos ingresaron era un lugar amplio adelante estaba el salón de combate, a un lado un enorme patio en el que era costumbre entrenar, hacia la izquierda un casa de dos pisos que servia de morada a los sirvientes. En ese momento la mujer encargada colgaba algunos uniformes utilizando un palo de bambú, algo bastante tradicional para que la ropa pudiese secarse de manera correcta.

El pequeño niño humano jugaba con una pelota que rebotaba y huía de el mientras este corría detrás, parecía bastante divertido con aquel simple juego. El hombre entrenaba en el uso de las espadas era un sujeto diestro en su uso, buen defensor, solía ayudarles a entrenar a los pupilos que se inscribían en el Dôjo, era él quien escogía a los mejores, los que quedaban seleccionados. Todos ellos dejaron las cosas que hacían para recibirlos algo sorprendidos por el león que cargaba el menor de los hermanos.



http://vassalord.activoforo.com/t421-un-invitado-a-casa-priv-sora#2959


Spoiler:
 

Habla Date
Habla Motochika
Hablan ambos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Cumpliendo una promesa    

Volver arriba Ir abajo
 
Cumpliendo una promesa
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Se van cumpliendo pronosticos.
» Alumnos de San Miguel hicieron su promesa de lealtad a la Bandera.
» El primer ministro de Israel en la ONU: “Se están cumpliendo las profecías bíblicas en nuestros días”
» Protesta en Puerto Rico frente al Tribunal Federal contra la aprobación de PROMESA (Junta Federal de Control Fiscal)
» 5 años juntos!!

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Vassalord :: Ciudad "Sacramento" :: Parque :: Heladería-
Cambiar a: