Vassalord
"Bienvenido al foro de rol Vassalord. Diviertete y adentrate en un mundo creyente de la religión e ignorante de los seres de la noche"



Tuyo es el reino, el poder y la gloria por siempre Señor. Amén.
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Temas Importantes
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada

Si deseas comunicarte con la administración, pincha sobre una de las imágenes para enviar un mensaje privado con tus dudas.
Estación del Año
Radio

MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com
Últimos temas
» Mis más humildes respetos
Lun Abr 22, 2013 5:07 pm por ÁngelusDrakul

» Un tipo peligroso. -priv Kyoya-
Jue Dic 22, 2011 3:45 am por Dino Cavallone

» Es algo complicado [Priv-59]
Dom Oct 09, 2011 10:48 pm por Yamamoto Takeshi

»  Gwiezdny Krzyk
Dom Sep 04, 2011 5:40 pm por Yamamoto Takeshi

» Ficha de takeshi saburo
Dom Sep 04, 2011 5:37 pm por Yamamoto Takeshi

» ~ Dark City ~ Foro de Rol [ÉLITE]
Dom Sep 04, 2011 5:27 pm por Yamamoto Takeshi

» Sin City -Rol Yaoi-
Dom Sep 04, 2011 5:24 pm por Yamamoto Takeshi

» Instituto Tokubetsu
Dom Sep 04, 2011 5:22 pm por Yamamoto Takeshi

» Academy Himitsu (Rol Yaoi)
Dom Sep 04, 2011 5:21 pm por Yamamoto Takeshi

Foros Hermanos
Foros

Togainu no chi ROL

Derechos de Autor

This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

Comparte | 
 

 Soledad perturbada - Priva.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Ulquiorra Cifer
Heliogábalus
Heliogábalus
avatar

Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 24/02/2011

MensajeTema: Soledad perturbada - Priva.   Jue Mayo 26, 2011 4:45 pm

Spoiler:
 

El lugar era un poco espacioso y los demás hogares por su cercanía tenían un aspecto muy conservador donde parecía que habitaban gente importante. La mansión donde vivía no era tan deslumbrante a la primera impresión, era más bien un aspecto normal; no tenía rejas, nada de arbustos y ni un árbol.

Suspiro algo cansado por no haberse alimentado desde hace algunas semanas, por eso pensaba que era pálido por no alimentarse pero nunca tomaba importancia. Lo más importante para él era escribir, quería a llegar ser uno de los mejores escritores de otra manera de que importaba haber pasado por tantos problemas.

El menor parecía divertirse mucho de una manera rara, le parecía divertido que tuviera tanta energía así de fácil, aunque estuviera casi desnudo y sus pies descubiertos brincaba con tanta imprudencia. Empezó a buscar en sus pantalones la llave de la entrada principal pero no tenía nada, es que la había perdido en el camino, no, era algo imposible para él.

Cuando estuvo entrando a su territorio por así decirlo, recordó que las llaves estaban en la chaqueta. –Sora acércate por favor –Le pido haciéndole una seña y ahora empezaba a venir la posibilidad de que si hubieran caído en algún lugar por los movimientos que hacía el menor pero seguía pensando que lo hubiera escuchado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sora
Immortal Servant Animal
Immortal Servant Animal
avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 20

MensajeTema: Re: Soledad perturbada - Priva.   Jue Mayo 26, 2011 5:51 pm

Cuando llegaron a la mansión del Heliogábalus, Sora se limitó a observarlo todo muy sorprendido; normalmente, las mansiones de estos seres solían ser enormes y muy decoradas, jamás pasaban desapercibidas con facilidad. Pero, desde afuera, la mansión de Ulquiorra casi parecía... humilde, sin olvidar que se trataba de una mansión. Esto decepcionó un poco a Sora, que le encantaban los lujos y, no iba a negarlo, aprovechar cuanto los tenía delante, aunque por otro lado era agradable conocer a un Heliogábalus medianamente modesto.

Se quedó distraído observándolo todo, hasta que Ulquiorra lo llamó y no dudó en acudir, mirándolo confundido, preguntándose qué era lo que querría.

-¿Pasa algo? -preguntó, mirándole como un niño curioso.

Pudo apreciar que, incluso para ser Heliogábalus, Ulquiorra se veía algo pálido. Se preguntó si podría ser que tuviera hambre... y su cuerpo se tensó un poco, pensando que tal vez por eso le había ofrecido ir a su casa. Pero, después, lo pensó mejor; había tenido la oportunidad en aquellos barrios bajos, y estaba convencido de que era lo suficientemente fuerte como para forzarlo a darle su sangre. Puede que, simplemente, no hubiera tenido suerte cazando humanos...

-Te ves como si no hubieras comido en meses... -comentó después, queriendo asegurarse. -No ofrezco mi sangre. -advirtió después, aún algo desconfiado, alejándose un poco.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ulquiorra Cifer
Heliogábalus
Heliogábalus
avatar

Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 24/02/2011

MensajeTema: Re: Soledad perturbada - Priva.   Jue Mayo 26, 2011 10:14 pm

Cuando cuestiono se le hizo un poco molesto pero era normal ya que uno no debería ser tan confiado con los heliogábalus. Se le acerco para acercarse a lo que necesitaba, para después negar con su cabeza. Si hubiera tomado su sangre lo hubiera hecho cuando lo vio tan indefenso. –No la necesito, no te preocupes y acércate –Volvió a pedir dando pasos a él.

-Te necesito para poder entrar o de lo contrario te quitare la chaqueta –Nunca cuidaba el orden de sus palabras y menos siempre cuando le entendieran.

Le parecía un chico muy raro, además de que había atinado a que no había comido nada en demasiado tiempo, nunca lo hacía cuando debía entregar un nuevo manuscrito y ese le dio mucho tiempo terminar. De cualquier manera tenía su reserva en el sótano en lo que eran botellas de vino para confundir a muchos invitados que eran muy curiosos.

Ulquiorra camino hacia la puerta para que él lo siguiera y tomara las llaves esperando que no haiga problema y no volviera a temerle.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sora
Immortal Servant Animal
Immortal Servant Animal
avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 20

MensajeTema: Re: Soledad perturbada - Priva.   Sáb Mayo 28, 2011 12:44 am

Aún desconfiado, retrocedió un par de pasos cuando Ulquiorra se acercó, sin poder evitar reír cuando este "amenazó" con quitarle la chaqueta. Tampoco es que le importara, ni le avergonzara su desnudez. No estaba para nada acomplejado de su cuerpo, pero creyó entender qué pasaba. ¿Su ayuda para entrar? Probablemente tuviera las llaves. Lo que no entendió fue por qué no las tomaba sin más... ¿tal vez no quería acercarse demasiado? Es una actitud lógica entre desconocidos, aunque Sora rara vez respetaba eso,

Lo siguió hasta la puerta y, sin ninguna especie de pudor, se quitó la chaqueta y la sacudió hasta que, por fin, cayeron las llaves al suelo. Se apresuró a recogerlas y entregárselas al Heliogábalus, para después volver a ponerse la chaqueta, con una sonrisa traviesa en el rostro.

-Podrías habérmelas pedido. -le dijo, aún sonriendo, esperando a que abriera la puerta para volver a entrar dando brincos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ulquiorra Cifer
Heliogábalus
Heliogábalus
avatar

Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 24/02/2011

MensajeTema: Re: Soledad perturbada - Priva.   Sáb Mayo 28, 2011 6:29 pm

Empezó a notar que le comprendía y eso era bueno para él, cuando sacudió la chaqueta cayeron y fueron tomadas por el menor. Tomo estas y poso una mano en la puerta, tenía un poco de razón con solo haberlas pedido hubiera sido bueno solo que a veces las simples cosas o las hacía de esa manera. –Bueno de cualquier modo gracias –Le dijo y toco la cerradura algo antigua introduciendo la llave, dio unos cuantos giros a esta y solo abrió con tranquilidad.

Paso y dejo las llaves en lo que parecía un cenicero redondo, camino esperando que el Servant entrara por su cuenta.

El aspecto del lugar era interesante aunque nunca se notara en el exterior, tenía un aspecto clásico europeo, la sala estaba en completo orden lo único raro era un florero sin flores. Ulquiorra empezó a ir a buscar el interruptor puesto que aun la casa se mantenía oscuro, era como más le gustaba pero no quería que le molestara al menor. Cuando los encontró la luz invadió el lugar mientras dejaba que sora hiciera algo. –Las recamaras están subiendo las escaleras, más alfondo encontraras la alcoba –Empezó a dirigirse a lo que parecía la cocina y servirse algo parecido al vino tinto, de hecho lo era solo que su contenido era más rojo.

Lo primero que se le vino a la mente era que el Servant se le ocurriera beber del liquido, esperaba que no. Salió de ahí con la bebido en una copa y le miraba fijamente. –Si deseas tomar un baño creo que en los roperos hay ropas que lo más seguro te quedan algo grandes y te sugiero que no entres al sótano –Camino hacía las escaleras algo cansado, ya hacía demasiado tiempo que tenia a una compañía y no era un Heliogábalus.

Sus ojos estaban más profundos con ese color verde, tal vez era la bebida que lo había ayudado, sus colmillos se relucieron más pero nunca se le quitaba esa palidez. La zurda que la tenía libre la utilizo para tocarse esas líneas verdes que iban dese sus ojos y bajaban. Dentro de él algo siempre le dolía sin importar que tanto fuera, siempre era así y nunca lo soportaba.

Había ocasiones en las que deseaba sonreír pero ya no podía sin importar que estuviera solo, nunca existía aquello que lo alegrara en esos momentos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sora
Immortal Servant Animal
Immortal Servant Animal
avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 20

MensajeTema: Re: Soledad perturbada - Priva.   Vie Jun 17, 2011 12:12 pm

Esperó a que Ulquiorra encendiera la luz para poder observarlo todo con mucha curiosidad... especialmente ese florero sin flores, aunque tampoco lo pensó demasiado, él ya sabía lo extraños que podían llegar a ser los Heliogábalus, así que siguió mirándolo todo como si nada, deteniéndose cuando escuchó a Ulquiorra hablar. Lo miró, memorizándolo todo y sonriendo cuando mencionó lo del baño. Realmente iba a necesitar darse un buen baño...

Sonrió travieso cuando le advirtió que no entrara al sótano. Error. Sora era muy curioso, y ahora ese sótano se había convertido en algo que realmente le interesaba. ¿Qué tendría ahí? Puede que... "alimento". Humanos, o algo por el estilo. Aunque Sora ya se había dado cuenta de que el Heliogábalus era algo distinto a lo que estaba acostumbrado.

Vio cómo subía las escaleras para marcharse y dudó durante varios minutos sobre qué podía hacer. Tenía mucha intriga ahora por ese sótano... pero le apetecía un buen baño... y dormir. Además, algo de ropa tampoco le vendría mal, por cómodo que se sintiera estando desnudo... de modo que terminó subiendo las escaleras hasta llegar al baño, dónde se quitó la chaqueta que le había dado Ulquiorra mientras esperaba a que la bañera se llenara de agua caliente y, entonces, entró con cuidado.

-Qué agradable... -comentó en un suspiro, cerrando los ojos.

Se lavó la cabeza y el cuerpo con parsimonia, ya que no tenía ninguna gana de salir de ahí, y después se quedó un rato en el agua, con los ojos cerrados. Cuánto había necesitado unos minutos así, tranquilo, solo, sin pensar en absolutamente nada... Desde luego, había conseguido mejorar su humor. Y ahora volvía esa inquietante intriga sobre qué escondería el misterioso Heliogábalus en su sótano.

No lo pensó más, salió del baño poco después, sólo con una toalla rodeando su cintura y otra lavando su pelo, mientras bajaba sigilosamente las escaleras, en busca de ese sótano...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ulquiorra Cifer
Heliogábalus
Heliogábalus
avatar

Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 24/02/2011

MensajeTema: Re: Soledad perturbada - Priva.   Vie Jun 24, 2011 8:34 am

Se dirigió a la cama y se sentó para que no tardara y se recostara en ella, no estaba cansado, bueno su cuerpo no, aun así que fue lo que pensó para traer a ese Servant a su mansión. No era como si él fuera su primera visita o por lo menos un sirviente como eran más conocidos. En su cabeza se le hizo la pregunta, ¿por que aun no había conseguido su propio Servant?, él lo respondía tan simple, no sabría qué hacer con ellos y porque tenían que ser tan útiles, había escuchado de tener discípulo pero tampoco era bueno para convivir con la gente. En conclusión no tenía tiempo ni paciencia con ningún ser.

Sintió como la presencia del tigrillo se sentía de una manera más tranquila a como lo había encontrado de una forma muy rebelde, se pregunto cómo era que termino de esa manera “desprotegido” como había imaginado. Aunque siempre se topaba con todos los servant agresivos, la última vez fue con un lobo del cual tuvo las ganas de matarlo si no hubiera sido de que tenía un amo, este había corrido con suerte por ser más agradable a su parecer.

En su cabeza le invadió la curiosidad de que estuviera haciendo en estos momentos, bueno no es como si fuera un acosador además el comportamiento de las demás personas le causaba interés. Debía estar en su habitación, era una mansión simple y algo antigua.

Tal vez estaba siendo muy hospitalario, se levanto de la cama observando todo detalle con esos cristales verdes profundos. Cuando se dirigía a su habitación algo lo detuvo, en sus adentros sonrió, al parecer al gatito lo había matado su curiosidad. Estaba muy cerca del sótano eso lo podía sentir Ulquiorra así que decidió ir ahí y saludarlo. Se convirtió en murciélagos, común en vampiros de su clase, aquellos parecían como humo que apenas se notaban. -¿Haz escuchado el refrán? … la curiosidad mato al gato~ -Le recordó mientras aparecía detrás suyo. –No necesitas observas que hay detrás de ese lugar, no es como si tuviera muertos –Le avizo de ante mano mientras coloco una mano en su hombro.

-¿Tan curioso eres Sora? –
Pregunto mientras estaban a pasos de aquel lugar, no es como si estuviera enojado o algo parecido, simplemente le había parecido muy interesante como las personas caían a la curiosidad.

Era un juego para él decir eso sobre el sótano a todas las personas y el pequeño había caído.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sora
Immortal Servant Animal
Immortal Servant Animal
avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 20

MensajeTema: Re: Soledad perturbada - Priva.   Vie Jun 24, 2011 9:30 am

Ya le faltaba poco para llegar a ese dichoso sótano cuando sintió un extraño escalofrío. Todo su cuerpo se tensó y dio un pequeño respingo cuando escuchó la voz del Heliogábalus tras de él. No le gustaba para nada ese refrán... ni la forma en que lo había dicho, pues sabía de sobra que no debía fiarse de los Heliogábalus, en cualquier momento podrían hacerle algo realmente doloroso y para nada divertido. No dijo nada, sólo se quedó así, sin moverse, sintiendo la mano en su hombro.

No pudo evitar sonreír divertido ante su pregunta. ¿Curioso? Claro que lo era, los niños eran curiosos, muy curiosos... y él era, ni más ni menos, que un eterno niño. Aunque la verdad, era que la actitud de Ulquiorra le tranquilizaba ligeramente. Parecía calmado, como si no le molestara especialmente que bajara al sótano. Se preguntó si realmente sería así, o si resultaba que era así siempre, y que ahora estaba pensando diversas formas de torturarlo. La primera opción parecía muchísimo más agradable...

-Claro que lo soy... -respondió, buscando cómo defenderse. -¡Dijiste que podía ir a cualquier lugar excepto ahí! Es normal que tuviera curiosidad... Si no hubieras dicho nada, no habría pensado en bajar... -añadió, cruzándose de brazos y mirando hacia otro lado, inflando ligeramente sus mofletes.

Volteó, al fin, para mirar a Ulquiorra, y se acercó a él, ya menos asustado y poniéndose de puntillas para llegar mejor a su rostro. No era sólo que se veía tranquilo... Parecía inexpresivo, pero Sora era capaz de percibir la tristeza en sus ojos. ¿Por qué siempre se veía así? Era un Heliogábalus, podía tenerlo prácticamente todo, o eso era lo que Sora siempre había pensado. Y esas líneas en sus ojos... tenía ganas de preguntar qué significaban, pero tal vez sólo lograría enfadarlo, aunque ahora eso pareciera imposible...

-¿Qué hay en el sótano que no quieres que vea, si no son muertos? -preguntó, acercando un poco su rostro. ¿Recuerdos de tu vida humana, tal vez? ¿O tal vez no tienes muertos, pero sí humanos a los que has secuestrado? Hum... No lo parece, habrías bebido de ellos, y te ves muy pálido incluso para ser un Heliogábalus... -dedujo él sólo, sin dejar de mirarlo con esa curiosidad infantil.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ulquiorra Cifer
Heliogábalus
Heliogábalus
avatar

Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 24/02/2011

MensajeTema: Re: Soledad perturbada - Priva.   Vie Jun 24, 2011 9:26 pm

Al principio no parecia asustado, la mayoría se asustaba pero él no, todo lo contrario sintió como si se estuviera divirtiendo. Es que este niño era alguien a que no le importaba a que se enfrentaba, ese tipo de personas siempre eran ciegas para él por nunca ver las consecuencias. –Lo sé, por lo mismo te lo dije –respondió como si también estuviera defendiéndose. –Aunque tú eres el más curioso que he visto –Sentencio notando ese raro gesto que hacía, que se supone que explicaba eso.

Cuando se le acerco no hizo nada, para que hacerlo si no le molestaba y tampoco le gustaba. ¿Qué era lo que el niñato buscaba en él?… es que parecía tan interesado en su persona y no comprendía.

Habían pasado muchas cosas y es que ya había perdido la forma de entender a las demás personas, sus acciones, estuvo solo por mucho tiempo y eso se notaba. Sora tenía algo que de alguna manera no podía tratar aunque pudiera. – Haces muchas preguntas… -Fue lo único que contesto y dio un leve paso atrás. –No tengo humanos para que los tendría son escandalosos… -Alzo un poco la voz pero no como si estuviera enojado, su expresión andaba igual.

Aunque si decía lo de los humanos era verdad, algunas veces los tuvo y no paraban de gritar por ayuda, suplicaban y él tenía dolores de cabeza por eso.
Se llevo una mano a su mejilla como si con eso viera su pálida piel, la tenía pálida y no era por no alimentarse. –Cierto casi no me alimento pero lo pálido siempre acido así no importe cuánta sangre beba, menos cuantas veces salga al sol… el resultado siempre va a ser el mismo –Las yemas de sus dedos pasaron por sus ojos pero tampoco iba a ser un libro abierto.

-Ahora, lo que hay en el sótano es en parte cierto pero tiene otras cosas, cosas que no me gustan que vean~ y menos cualquier gente, eso lo incluye –Paso una mano al cabello del menor para que dejara de estar “casi” a su altura. Le gustaba su forma de actuar, era tan impredecible o para él lo era. Ulquiorra era una persona algo torpe y más en este tipo de cosas, necesitaba un manual para hacer bien las cosas de lo contrario sería tan torpe.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sora
Immortal Servant Animal
Immortal Servant Animal
avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 20

MensajeTema: Re: Soledad perturbada - Priva.   Sáb Jun 25, 2011 2:46 am

Sonrió travieso cuando Ulquiorra le dijo que preguntaba demasiado. Aunque no fuera realmente un niño, sí conservaba esa curiosidad tan infantil, y no podía ni quería evitarlo, después de todo. Aún así, fue paciente esta vez y escuchó con atención su respuesta, cada vez más intrigado con ese Heliogábalus. ¿Apenas se alimentaba? ¿Por qué? Sora tenía entendido que, para los Heliogábalus, la sangre humana era deliciosa. ¿Es que no le gustaba? Eso era impensable para el castaño...

Desde luego, ese tal Ulquiorra era un Heliogábalus más que interesante... y su expresión, que siempre parecía incluso triste... era algo que le llamaba la atención...

Volvió a mirarlo con curiosidad cuando siguió hablando de ese misterioso sótano. Se preguntó de nuevo qué habría allí... desde luego, tenía que ser algo importante, algo secreto... algo que tal vez le ayudara a entender a Ulquiorra. Y eso parecía muy divertido y excitante. De hecho, hacía tiempo que no se molestaba en descubrir cosas sobre las personas que conocía. Y, además, Ulquiorra no era su amo, sus órdenes o peticiones no tenían valor para Sora... aunque, aún siendo su amo, no las tendría. Sora jamás obedecía.

-En ese caso, deberías tener cuidado y vigilarme bien... quién sabe cuando volveré a intentar curiosear por ahí...
-advirtió con un tono divertido y juguetón, mientras se alejaba.

Le daría tregua al Heliogábalus... por ahora, ya que su estómago demandaba algo para comer. ¿Tendría algo Ulquiorra? No lo necesitaba, después de todo. Se detuvo y volteó para mirarle.

-Supongo que no tendrás nada para comer, ¿verdad?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ulquiorra Cifer
Heliogábalus
Heliogábalus
avatar

Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 24/02/2011

MensajeTema: Re: Soledad perturbada - Priva.   Dom Jul 03, 2011 2:50 am

Cuando vio como se alejaba por un momento penso que por fin podría dejar en paz esa zona pero tras lo que había escuchado se dio cuenta de que Sora le iba a dar batalla, no es como si le divirtiera pero sería muy interesante ver lo que le haría. Prefirio retirarse mientras subía las escaleras pero de nuevo la voz del menor le hizo detenerse y voltear a verlo. -Recuerdo haberte dicho que no hay comida y si deseabas podrías esperar hasta mañana para que te la traiga - Dijo subiendo, lo unico que tenía su cocina era algo de sangre.


No le gusto volver a recordar por unos momentos su pasado, sentía como si su interior estuviera siendo deborado pero Sora no tenía la culpa, a veces el pasado podía seguir a muchas personas y a los Heliogábalus eran como cadenas. -No me hagasa recordar -Susurro para seguir subiendo con algo de pesadez, necesitaba descansar pero era tan dificil. Escondía siempre cosas a todas las personas y él mismo era una farsa para las personas.

-Sube a la habitación que debo mantenerte vigilado- Dijo sin descaro, aunque le había dado la espalda estaba muy atento con el sotano, el chico era un tipo muy impredesible ... dentro de él eso lo hacía recordar a cierta persona. Estaba conciente de que sin importar cuandot lo vigilara el iba a ganar y entraría pero no ahora, no estaba en las condiciones para responderle a cualquier cosa que le pregunte.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Soledad perturbada - Priva.   

Volver arriba Ir abajo
 
Soledad perturbada - Priva.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» 100 años de Soledad en formato digital , para celebrar los 85 años de Gabriel Garcia Marquez
» Cien Años de Soledad
» Un bálsamo para el dolor y la soledad
» La soledad en compañía
» PIlar. La Peatonal Rivadavia se prepara para recibir a “Verano Cultural 2011”.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Vassalord :: Ciudad "Sacramento" :: Zona Residencial :: Mansiones-
Cambiar a: