Vassalord
"Bienvenido al foro de rol Vassalord. Diviertete y adentrate en un mundo creyente de la religión e ignorante de los seres de la noche"



Tuyo es el reino, el poder y la gloria por siempre Señor. Amén.
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Temas Importantes
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada

Si deseas comunicarte con la administración, pincha sobre una de las imágenes para enviar un mensaje privado con tus dudas.
Estación del Año
Radio

MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com
Últimos temas
» Mis más humildes respetos
Lun Abr 22, 2013 5:07 pm por ÁngelusDrakul

» Un tipo peligroso. -priv Kyoya-
Jue Dic 22, 2011 3:45 am por Dino Cavallone

» Es algo complicado [Priv-59]
Dom Oct 09, 2011 10:48 pm por Yamamoto Takeshi

»  Gwiezdny Krzyk
Dom Sep 04, 2011 5:40 pm por Yamamoto Takeshi

» Ficha de takeshi saburo
Dom Sep 04, 2011 5:37 pm por Yamamoto Takeshi

» ~ Dark City ~ Foro de Rol [ÉLITE]
Dom Sep 04, 2011 5:27 pm por Yamamoto Takeshi

» Sin City -Rol Yaoi-
Dom Sep 04, 2011 5:24 pm por Yamamoto Takeshi

» Instituto Tokubetsu
Dom Sep 04, 2011 5:22 pm por Yamamoto Takeshi

» Academy Himitsu (Rol Yaoi)
Dom Sep 04, 2011 5:21 pm por Yamamoto Takeshi

Foros Hermanos
Foros

Togainu no chi ROL

Derechos de Autor

This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

Comparte | 
 

 Confusión

Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Sora
Immortal Servant Animal
Immortal Servant Animal
avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 21

MensajeTema: Confusión    Dom Abr 24, 2011 2:00 pm

Spoiler:
 

Cuando entró en la casa y escuchó las disculpas de Rob sobre lo pequeño que era el lugar, negó con la cabeza. Él no tenía casa y, aunque había vivido con muchos Heliogábalus como sirviente y había visto sus enormes y lujosas residencias... prefería siempre una casa pequeña. Era más acogedora, se parecía más a un hogar que esos lugares grandes, fríos y superficiales en los que vivían los Heliogábalus.

Lo siguió hasta el baño, sonriendo divertido cuando el mayor empezó a desnudarlo. Se relamió los labios, sorprendido por esa iniciativa, y permitió que le quitara toda la ropa. Supo después que quería bañarlo, pero ya tenía en mente provocarlo para que hicieran lo mismo que la noche anterior, de modo que sólo cerró los ojos y dejó que lo lavara, suspirando cuando lo sentó con él en la tina, responiendo a su abrazo, sonriendo por sus primeras palabras y caricias. No le había dicho que lo entendía cuando le hablaba en japonés, pero esa sonrisa vanidosa de su rostro hacía ver que había entendido el halago.

La sonrisa desapareció por esa pregunta, que entendió perfectamente. ¿Quería decir que si quería salir con él? Para Sora, esa pregunta fue como una fuerte cadena que rodeó su cuello con brutalidad y posesividad, y aunque ese beso salvaje logró distraerlo lo suficiente como para que respondiera, en cuando Rob se detuvo, dejó de abrazarlo y se apartó. Se llevó las manos a su cuello, como si de verdad hubiera tenido esa cadena, y luego al pecho, dónde su corazón pareció detenerse...

-¿Qué quiere decir eso, Rob? -preguntó con frialdad, y luego sonrió, pero esa una sonrisa amarga, incluso cruel. -De modo que... ¿piensas atarme a tí después de todo? Piensas que puedes salir con alguien que no va a poder amarte... a alguien que no te merece... -eso último lo dijo más bajito, no quería que el vampiro lo escuchara. -Mi corazón está muerto, Rob. Yo mismo me encargué de que así fuera; no latirá jamás por nadie, nisiquiera... por tí. -eso último no lo dijo tan convencido, podía palparse la duda en esas palabras.

Cogió a Rob de sus muñecas, pero sólo para asegurarse de que no volvía a abrazarlo, o sabía que no podría apartarse de él, ni mantenerse sereno. No podía permitirlo, no podía dejar que alguien lo atara de ese modo, en apenas unas horas, con palabras lindas y regalos. Como si fuera una chica fácil. No, jamás. Apretó sus muñecas con fuerza, sintiendo que ahora su corazón si latía, no como él había dicho al vampiro. Latía con fuerza, casi dolorosamente. Estaba furioso... porque sabía que sería algo pasajero, que Rob sólo lo usaría para divertirse, y luego se cansaría... o que él mismo se cansaría. Nunca había estado con una sola persona, y esa sensación lo abrumaba...

Volvió a mirar a Rob, jadeando. Le faltaba el aire, y algo le decía que tarde o temprano perdería el control...

-¿Piensas que soy como esas mujeres con las que has estado, Rob? ¿Piensas que con tus palabras lograrás cegarme, que con tus besos lograras engañarme, que con tus regalos podrás comprarme? No le pertenezco a nadie, ¿entiendes? ¡A nadie!
-soltó sus muñecas y se puso en pié, riendo, pero era una risa vacía, tal vez cruel incluso. -No me conoces, Rob. No sabes nada de mí. ¿No te he dicho lo que soy? Un sirviente inmortal... ¿Y si tuviera amo? ¿Y si ese amo me hubiera pedido que te engañara, que te enamorara para llevarte hasta él? No es la primera vez que un amo me ha ordenado que mate a los que son como tú... que los seduzca, incluso que me acueste con ellos para que hagan todo lo que yo pida... incluso llevarlos a su muerte...

Lo que Rob no sabía, y que Sora no pensaba contarle, es que él jamás obedecía a sus amos. No era que simpatizara más con los vampiros o los humanos, pero nunca obedecía órdenes sin más. Si alguna vez lo había hecho, fue por propia diversión, y se aseguraba de que sus amos no lograran matar a su presa, pues él actuaba por libre. Y a Rob... no podría hacerle eso... Ese era el problema, la razón por la que sentía que debía huir de él cuanto antes. No podría hacerle daño jamás, y, pronto, sabía que no podría alejarse de él.

-Ten más cuidado la próxima vez que veas a un crío en un desierto. Creía que sabías lo que era, y que sabías que soy muchas cosas, pero no un niño inocente y dulce... soy todo lo contrario, Rob. Si sabes lo que te conviene, no te acerques a mí.


Salió de la tina, apresuradamente, incluso tapando sus oídos para no escuchar las palabras de Rob. Pero, antes de alcanzar la puerta, se detuvo. Le dolía todo el cuerpo, ardía... Se abrazó, sabiendo lo que venía ahora. Iba a transformarse, no era capaz de controlar sus emociones. Gritó por el dolor, cerró los ojos y, al abrirlos, ya era ese pequeño cachorro de león, que rasguñaba desesperadamente la puerta.


Última edición por Sora el Mar Abr 26, 2011 3:34 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rob
Vampiro Renegado
Vampiro Renegado
avatar

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 09/04/2011
Edad : 29

MensajeTema: Re: Confusión    Dom Abr 24, 2011 9:56 pm


Rob totalmente atontado por lo que el joven le había dicho, no pudo mover un solo músculo. Entonces escucho el alarido de Sora en comedor, de un salto salio de la tina desesperado para llegar rápidamente en donde estaba el joven, pero al llegar encontró un cachorro y pensó ɸ Debe ser Sora, ya que es un sirviente inmortal animal ɸ Vio como rasguñaba la puerta desesperadamente, acercándose lentamente asía el para que no se asustara, entonces se dio vuelta el cachorro mirándolo fijamente a los ojos, trato de atraparlo pero el cachorro lo mordió en el brazo, eso no le importo mucha ya que se trataba de Sora.

Cuando lo cogió entre sus brazos tratando de clamarlo pero el cachorro estaba muy frenético, lo abrazo aún mas fuerte y le dijo suavemente acariciando su cabeza
“Cálmate mi amor, no es necesario hacer todo este alboroto por lo que te pregunte” Vio como lentamente Sora comenzaba a volver a su forma humana, siguió abrazándolo como si él también hubiera sentido el dolor de el joven al transformarse. Con un tomo seguro de si mismo le hablo “No creo que te me engañaras todo este tiempo, además todavía no te hable de mi trabajo” eso ultimo riendo algo vanidoso

“Solo quiero una oportunidad para demostrarte que no pretendo engañarte y que no creo que seas igual a las mujeres, para mi eres muy especial. No quiero pederte así de simple, solo una sola y no te arrepentirás” Levanto a Sora entre sus brazos, camino hasta su cama por cierto algo desordenada, en realidad toda la casa estaba desordenada, lanzo las sabanas por el suelo, recostó a Sora primero y él a su lado acariciándolo tratando de calmarlo aún mas “Yo no pretendo atarte a mí, tu lo hiciste cuando me diste espacio para poder amarte, aún hayan sido unas pocas horas, me demostraste todo lo que puedes llegar a hacer por una persona especial para ti. Otra cosa, a lo mejor tu corazón esta muerte, pero me parece que revivió al conocerme, eso es lo que pienso o lo que pude sentir cuando me besas, me acaricias y de la manera de que tratas” Entonces Rob se puse de rodillas frente de el joven

“Si acaso llegara a cometer algún error o si acaso te siente atado a mi, dejare que te vayas por la puerta de entraste, sin poner esfuerzo alguno para que no puedas salir. Además no tienes que responderme inmediatamente lo que te pregunte, si no te gusto nada de lo que te dije puedes que darte a dormir estaba noche ya que a fuera esta lloviendo descomunalmente” Rob arropo a Sora en su cama para que pudiera dormir tranquilo, le dio un beso en la frente “Buenas noches mi dulce ángel” cerro la puerta y se dispuso a dormir en el sofá, se tapo con las Sabas estando un poco triste y cerro sus ojos esperando ver a Sora la mañana siguiente.
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sora
Immortal Servant Animal
Immortal Servant Animal
avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 21

MensajeTema:    Dom Abr 24, 2011 11:30 pm

El pequeño cachorro siguió tratando de abrir la puerta rasguñándola desesperadamente, hasta que Rob trató de atraparlo. Se revolvió en sus brazos, lo mordió, trató de escapar de él con desesperación, y eso sólo provocaba que su estado animal se prolongara. Pero, entonces, el mayor acarició su cabeza, dedicándole esas palabras tan tranquilizadoras... y Sora se transformó de nuevo. No esperaba que ocurriera tan pronto, y gritó de dolor entre los brazos de Rob, sintiendo ese fuerte abrazo, y después jadeando y temblando, incapaz de intentar escapar. Abrazó al vampiro débilmente, escuchando sus palabras y tratando de ocultar su sonrisa cuando le dijo que era especial. Se sentía muy estúpido por creerlas tan fácilmente, pero no podía evitarlo.

Permitió que lo llevara a la cama, y ahí cerró los ojos, sintiendo sus caricias. No solía transformarse tan seguido, y eso le había dejado agotado. Frunció el ceño, frustrado, sabiendo que todo lo que Rob decía era cierto. Era él mismo quién se estaba atando, se estaba dejando atar, podría marcharse en esos instantes, pero en vez de eso seguía permaneciendo a su lado. Pero, bueno... siempre le había gustado el peligro, sería divertido saber quién aguantaría más, tal vez consiguiera que Rob se arrepintiera de sus palabras antes de enamorarse. Ese pensamiento le hizo sentirse aún más abatido, y al mismo tiempo estúpido por sentirse de ese modo...

Cuando recibió ese beso en su frente y escuchó esas dulces palabras, sintió cómo una lágrima se atrevía a caer de sus ojos. Se movió para quedar bocabajo y no ser visto, y emitió un gruñido. Sólo cuando escuchó la puerta cerrarse abrió los ojos y miró hacia ella, reprimiendo sus lágrimas.

-No soy ningún ángel... -murmuró débilmente.

Se levantó, tambaleándose un poco, aún sintiéndose agotado. Necesitaba dormir, pero no podía quedarse sin decir nada. Buscó a Rob por la casa, hasta encontrarlo dormido en el sofá. Bufó y dio media vuelta para irse a dormir... pero volvió a mirarlo. Su expresión se veía tan triste... ¿De verdad estaba así por él? Volvió a gruñir. No. Sólo quería tenerlo para él, presumir, como todos... divertirse hasta que ya no le parezca una novedad.

Pero, aún sabiéndolo, se acercó a él. Se sentó frente al sofá, viendo su mano, la misma que había mordido hace unos minutos. La cogió y empezó a lamerla, como si tratara de curarla de ese modo. En esos momentos, era el niño dócil e inocente que aparentaba ser. Un niño que, como Rob le había dicho al ver su reflejo, sólo necesitaba el cariño y el amor que jamás pudo experimentar.

-Idiota... -murmuró, aún lamiendo la zona mordida. -Debiste golpearme... cualquier otro lo habría hecho. Eres idiota... te haré daño, porque no soy ningún ángel... soy de lo peor que te podrías haber encontrado...

Se acercó a sus labios, dejando por primera vez un dulce y puro beso en ellos, antes de tumbarse en el suelo, sin importarle lo frío que estaba. Cerró los ojos, sujetando la mano de Rob antes de quedar profundamente dormido...


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rob
Vampiro Renegado
Vampiro Renegado
avatar

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 09/04/2011
Edad : 29

MensajeTema: Re: Confusión    Lun Abr 25, 2011 7:39 am


Rob sintió algo de frío en su mano, eso causo que él despertara, bajo un pie al suelo, pero se detuvo porque había tocado algo, se dispuso a mirar lo que era, de modo que encontró a Sora tirado durmiendo en el piso helado, viendo como temblaba su cuerpo, suavemente se puso de pie evitando cualquier ruido que pudiera despertar al joven, lo levanto y llevo hasta su cama, cuando lo dejo no puedo evitar acostarse a su lado ya que este no paraba de temblar, se acomodo lentamente y puso a Sora en su pecho para darle mas calor. A la mañana siguiente se despertó bien temprano, fue a hacer una compras y a prepararle el desayuno a su querido, dado que el era invitado en su hogar y no permitiría que haga sus quehaceres aunque sea un sirviente.

Cuando vio a Sora despierto totalmente despeinado, él no puedo evitar de reír al ver la cara que tenia al levantarse el joven
“Ve y lávate bien la cara que ya casi esta el desayuno” al volver Sora hizo que se sentara en la mesa de la cocina, le trajo un poco de jugo de naranja, unos huevos y al de jamón, aunque lo ultimo no estaba seguro que si le gustara al pequeño. “Cuando hayas acabado, no iremos de paseo y te llevare a cenar. Ya que dentro de poco tengo que volver al trabajo, sino quien me pagara el alquiler de este departamento” Mientras tanto que Sora terminaba de desayunar, Rob estaba viendo la televisión y tomando algo da café, no implica de que sea un vampiro dejara sus costumbres de humano.

Dejo su taza en un costado, se dirigió sigilosamente en la cocina y lo tomo de sorpresa por la espalda a Sora justo cuando estaba tomando el juego, como era de esperarse lanzo el juego por todos lados, Rob carcajeando en el piso
“Me duele… mucho el estomago, esto es muy gracioso” Vio el rostro de el joven totalmente abrumado por la broma que le había echo, bajo su mirada y fue asía el con un pañuelo para poder limpiar su cara, algo furioso el joven no quería que lo limpiara, pero él le insistió tanto que lo consiguió. “Perdóname, no lo are mas, te lo juro, es que me pareció muy divertido, pero no lo hago mas” un poco apenado por lo que había echo, decidió recompensar a Sora.

Se fue hasta la habitación y del cajón de la cómoda saco un collar que tenia una luna y un sol.
“Estira tus brazos voy a darte algo” entonces coloco el sol en la mano de Sora y el se quedo con la luna “Esto collar se divide en dos, te doy el sol a ti, para que recuerdes el día que nos conocimos y yo me quedare con la luna para poder recordar la noche maravillosa que pase contigo, a por cierto es de oro roja, ya que lo conseguí en mi trabajo, es algo muy especial para mí” ¿Espero que te guste?

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sora
Immortal Servant Animal
Immortal Servant Animal
avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 21

MensajeTema: Re: Confusión    Lun Abr 25, 2011 11:54 am

Cuando Sora despertó, miró a la cama confundido, convencido de que no se había quedado dormido ahí, aunque después dudo, y llegó a la conclusión de que todo había sido un sueño, y en el fondo se alegraba, ya que creía que habría sido una molestia que Rob lo encontrara durmiendo en el suelo, a su lado. Como... una mascota. Gruñó por ese pensamiento y se levantó, sabiendo que su pelo estaría más desordenado que de costumbre. Apenas había dado un par de pasos cuando Rob lo vio, y frunció el ceño al escuchar que reía. Sin mirar a Rob, fue al baño tal y como le dijo y se lavó la cara. Se miró, seguía completamente desnudo, aunque antes de salir tuvo el detalle de ponerse ropa interior, pero no se molestó en más. Estaba más cómodo sin ropa.

Se sentó en la mesa de la cocina como Rob le indicó, sin dirigirle la palabra, y comió lo que le puso en el plato, escuchando sorprendido los planes que tenía para hoy. ¿Es que acaso no recordaba lo que le dijo ayer? Miró disimuladamente la mano de Rob, dónde lo había mordido. Pudo apreciar la marca, comprobando que eso no lo había soñado. ¿Por qué no le decía que se marchara? ¿Es que no le quedó claro lo que dijo ayer? Bufó y siguió comiendo. No era su problema.

Siguió comiendo hasta que el vampiro lo asustó, haciendo que derramara el zumo, sintiéndose pegajoso cuando este bajó por su pecho. Eso enfadó a Sora, que trató de impedir que lo limpiara, aunque tras mucho insistir cedió, con sus mofletes algo inflados, como los niños pequeños, y sin mirarlo en ningún momento. Sólo lo miró de reojo cuando le ofreció aquel regalo, escuchando lo que decía, sin poder evitar sonreír tímidamente, con sus mejillas algo encendidas. Pero rápidamente cambió su expresión por una desinteresada, miró el collar, y luego a Rob.

-No está mal, aunque no creas que así vas a conseguir algo conmigo. -dijo sin mirarlo, pero después su expresión orgullosa cambió por una más seria y bajó levemente la mirada. -No te entiendo, Rob... ¿es que no me escuchaste ayer? ¿Ni viste lo que hice? O soy muy bueno en la cama, o eres un auténtico masoquista... -añadió con un suspiro.

Miró a Rob, pensándolo por unos instantes, y luego se levantó, sin dejar de mirarlo, como si lo evaluara. Buscaba algo en su expresión, lo que fuera, que le hiciera saber que todo esto era mentira, que si le hacía regalos y le decía bellas palabras era por un interés. Tal vez sexo, o quizás sólo vengarse de algún Heliogábalus. Sora había tenido incontables amos, y algunos llegaron a encapricharse mucho con él, hasta límites insospechados. Pero no encontraba nada, la expresión de Rob parecía tan sincera e ingenua como la de un humano. Bufó de nuevo, frustrado, y volvió a sentarse, esta vez sobre la mesa.

-Me quedaré contigo. -decidió. -Puede que me hagas cambiar de opinión... tal vez, y sólo tal vez, salga contigo. Eres atractivo, bueno en la cama y me haces regalos... supongo que no puedo pedir más. -añadió con un tono caprichoso. Aunque tenía otras razones, como que era dulce y atento y le hacía sonreír de forma sincera. Pero no iba a admitir algo como eso. -¿Qué te parece si somos... amigos... hasta que sepa si quiero algo más? -preguntó con un tono coqueto.

Pero, después, lo miró con curiosidad. Tenía que saber más cosas sobre él, tal vez así descubriera sus verdaderas intenciones, o encontrara algún defecto que no le hiciera sentirse tan jodidamente impuro a su lado. Apoyó sus manos en la mesa, echándose hacia atrás, para que Rob pudiera ver mejor su cuerpo, mientras tocaba los restos de zumo que aún quedaban en su piel, en una invitación a que lo limpiara.

-Dime, Rob... ¿en qué consiste tu trabajo? No sé nada de tí... y tengo entendido que, antes de iniciar una relación, las personas deben conocerse. ¿Quién sabe? Puede que sólo seas un pervertido al que le gustan los cuerpos pequeños y delicados como el mío... -añadió, en un intento de avergonzarlo. Normalmente, solía funcionarle cuando los hombres con los que se acostaba se sentían culpables de hacerle esas cosas a un niño como él.


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rob
Vampiro Renegado
Vampiro Renegado
avatar

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 09/04/2011
Edad : 29

MensajeTema: Re: Confusión    Lun Abr 25, 2011 2:54 pm


“En reliada si escuche y sentí todo lo que hiciste, pero lo ignoro totalmente ya que no lo veo de esa forma. Además a ti parece gustarte todo esto, me estaba olvidando gracias por decir que era bueno en la cama” Se lo dijo con una sonrisa en el rostro. Algo triste por la proposición que Sora le hizo, no le quedo otro remedio que aceptarla, ya que no quería perderlo

“¡Esta bien!, aceptare que seamos amigos, pero no dejare de hacer cosas para que cambies de parecer” En ese mismo momento Rob sin basilar comenzó a contarle de su trabajo “Bueno mi niño, mi trabajo consiste en ser un caza recompensas y profanador de tumbas, el collar que te di, lo saque de una pirámide azteca, obviamente no fue nada fácil hacerlo pero todo esto me emociona y divierte.

Siempre estoy buscando algún Heliogábalus que capturar, dado que algunos tienen muy buen precio en su cabeza”
Todo lo que le estaba diciendo a Sora era con mucha calma y seriedad para que no pensare que lo estaba engañando. “Tu puedes ayudarme cuando tenga que cazar algún mal nacido, puedes seducirlo y mientras que esta distraído contigo lo ataco de sopetón, pero tiene que quedarte claro que si me ayudas no dejare que te pongan un dedo encima, ya que eres mi florcita, pero solo si tu quieres hacerlo, no te obligare a no ser que tu quieras con ese hijo de perra. Perdón por las malas pablaras pero es que odio con toda mi alma a los Heliogábalus” Rob siguió escuchando lo que el joven decía hasta que llego la parte de que si él era un pervertido que solo estaba jugando con su cuerpo.

Algo enfurecido le dijo
“¡No soy ningún pervertido! eso que te quede bien en claro. No significa porque te de algo vaya a ser de ese modo. Ya de lo dije ante, tu me atrapaste entre tus garras…” Viendo el joven tocarse como incitándolo a que él también lo haga, se acerco a él y de un lengüetazo lamió el resto de zumo que yacía en el pecho de Sora dejándolo totalmente atontado por esa rápida reacción que tuvo. “Esta ves te dejare con ganas de más”

Y de sus labios salio una risilla algo picara como invitando a el joven a dar el primer paso, salio de la cocina y se dirigió hacia el balcón.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sora
Immortal Servant Animal
Immortal Servant Animal
avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 21

MensajeTema: Re: Confusión    Lun Abr 25, 2011 3:38 pm

Miró ese collar con otros ojos cuando descubrió el trabajo de Rob, y cómo lo había conseguido. Sonaba realmente divertido e interesante, más aún si podía castigar a algunos Heliogábalus por el camino. La idea de ser ayudante del vampiro en su trabajo resultaba muy divertida, pero más divertido le resultaba ese odio de Rob hacia los Heliogábalus, lo que a Sora le daba muy buenas ideas para poner a prueba a su ¿pretendiente? Rió para sí por ese pensamiento, sorprendiéndose después por la reacción de Rob cuando lo llamó pervertido. Iba a insistirle en ello cuando lo sorprendió lamiendo su pecho, haciéndole suspirar. Lo que no esperó fue que decidiera dejarlo con las ganas y marcharse sin más.

Sora pasó sus dedos por su pecho, ahora húmedo por la saliva de Rob, y sonrió divertido.

-Eso ya lo veremos... -murmuró para sí antes de ponerse en pie y salir en busca de Rob.

No tardó en encontrarlo, en el balcón. Siguió caminando hacia él sin ningún pudor por estar sólo en ropa interior. Avanzó hacia él, despacio, hasta quedar delante de él, observándolo con fingida inseguridad, jugueteando con sus dedos como lo haría un niño tímido e inocente, aunque su sonrisa traviesa lo delataba...

-Me encantaría ayudarte con tu trabajo Rob, puedo servirte te tanta utilidad...
-comenzó, jugando con los mechones de su pecho. -Pero no estoy seguro de si les resultaré atractivo a esos Heliogábalus... -añadió, empleando ese falso tono tímido e inseguro, pues sabía de sobras que era capaz de seducir a cualquier hombre. -¿Podría practicar contigo? Parece que no te resulto tan atractivo como pensaba... pero así es mejor, no correré el riesgo de que te lances sobre mí... -trató de ocultar el sarcasmo en esas últimas palabras. -Hagamos como que eres un Heliogábalus, aunque sé que los odias, e intentaré seducirte... Si lo hago bien, trabajaré contigo.

Avanzó hacia Rob, lentamente, con una fingida expresión tímida en su rostro, y observándolo con admiración, como si de un Dios se tratase. Levantó su brazo para acariciarle la mejilla, incluso acercándose a sus labios pero sin llegar a tocarlos. Después, dejó de hacer aquello y llevó su mano ahora a sus labios, poniendo el dedo índice en su boca en una expresión inocente e infantil.

-Disculpe, no he podido evitar darme cuenta... ¿es un Heliogábalus? -preguntó con esa fingida inocencia, y con un tono dulce y calmado. -Es que huele tan bien... -se puso de puntillas, acercándose a su cuello para olerlo. -Ninguna otra especie huele tan bien... aunque... siempre me han dicho que mi olor es también muy agradable, ¿quiere comprobarlo? -preguntó, sin poder ocultar una sonrisa ladina, mientras le mostraba su cuello. -N-No muerda, por favor... mis padres me regañarían...

Esperó, divertido, a la reacción de Rob. Quería comprobar hasta qué punto lo deseaba, quería provocarlo hasta que perdiera el control, quería verlo actuar de forma salvaje y dura para así no sentirse tan impuro a su lado. Y también porque Sora adoraba sentirse deseado... al igual que odiaba que lo dejaran con ganas de más. Eso no iba a permitírselo, pero tampoco iba a suplicarle, iba a conseguir que Rob fuera a él...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rob
Vampiro Renegado
Vampiro Renegado
avatar

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 09/04/2011
Edad : 29

MensajeTema: Re: Confusión    Lun Abr 25, 2011 5:36 pm


Rob lo miro cuando le dijo la idea del Heliogábalus pensando ɸ Si lo que quiere es un maldito infeliz, se lo daré para que me crea de una buenas ves que no estoy jugando con él ɸ “Si me pequeño amigo, soy un Heliogábalus” lo dijo con algo de arrogancia.

Cuando el joven le ofreció el cuello, no dudo en sacar su colmillos, en un abrir y cerrar de ojos estaba clavando sus incisivos en su delicado cuello, pero sin probar una sola gota de sangre, ya que Sora no se lo había permitido. Saco sus colmillo de su cuello, su rostro se notaba muy excitado por hacer eso, que con una voz que marcaba seguridad le dijo
“Vamos pequeño, tengo algunos dulces y un jueguito para ti” de modo tomo a Sora de su mano y comenzó a llevarla al dormitorio mientras reía de una manera misteriosa.

Al llegar a la habitación, hizo que el joven tomara asiento dándole unos dulce que le había prometido, el joven se acerco a él, entonces cuando bajo su cara para poder verlo, en sus ojos podía verse claramente el mismo infierno de yacía en su interior. Agarro al Sora de sus hombros y lo empujo bruscamente a la cama, salto sobre él atando sus manos en el respaldo de la cama con unos precintos especiales que tenia para capturar a los heliogábalus, amordazo la boca del joven, se paro en frente de él diciéndole
“Acabas de enfurecer al toro, ahora prepárate para los cuernos”

De su bolsillo saco un pluma y se dispuso a hacerle cosquillas en todo el cuerpo, el sufrimiento que veía en la cara del joven lo excitaba aún más y más. Entonces se volteo hacia el armario y saco de el un látigo dispuesta a castigarlo sin piedad, pero antes subió de nuevo sobre Sora lamiendo, mordisqueando y acariciando fuertemente su cuerpo, se acerco a su oído para decirle con un tono de crueldad “Espero que este listo para sufrir y ser torturado como con te lo han hecho mi indefensa criaturita”

Se levanto rápidamente dispuesto a castigar al joven, vio la cara de terror que tenia en ese mismo instante, movió su mano con agilidad y lanzo su primer latigazo, Sora cerro sus ojos por el pavor que tenia a que lo golpear, fue cuando Rob se acerco a él sin que se diera cuenta y le beso la frente para que se calmara. “Yo nunca podría hacerte esto mi amor, solo quiero lo mejor para ti” Lo desato, comenzó a besarlo y acariciar dulcemente como siempre lo hizo.

“Pasaste la prueba mi pequeño, lograste por un instante desatar todo el odio y furia que llevo dentro. Esta será la ultima ves que veas esa parte de mi hasta el día que alguien llegue a ponerte un dedo encima sin tu consentimiento”
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sora
Immortal Servant Animal
Immortal Servant Animal
avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 21

MensajeTema: Re: Confusión    Lun Abr 25, 2011 6:26 pm

Sonrió muy divertido al sentir los colmillos en su cuello, aunque pudo percatarse de que Rob no bebió su sangre en ningún momento, cosa que le extrañó, pero no dijo nada, creyendo que era porque su sangre no tenía el mismo sabor que la de los humanos. Sora nunca entendía de eso, pero sabía que muchos preferían la sangre humana. Miró al vampiro cuando este se alejó y lo siguió "inocentemente" cuando le prometió dulces y juegos. A Sora le sorprendió que Rob interpretara tan bien su papel de Heliogábalus, se veía aún más atractivo, y pensó en ingeniárselas para hacer que se mostrara así siempre.

Cambió de opinión cuando lo ató a la cama y tapó su boca, ahogando cualquier grito o pregunta que quisiera hacer. Aunque, en el fondo, aquello le divertía, pues no era la primera vez que lo experimentaba. Lo que no esperaba, eran aquellas cosquillas que fueron la peor tortura que se pudo imaginar; se revolvió en la cama como pudo, en vano, hasta que Rob decidió parar. Se asustó al ver ese látigo y, aunque no creyó que el vampiro fuera capaz de golpearlo, pero así fuera. Ahogó un grito y recibió sus besos debido a la confusión y el dolor que aún sentía entonces, pero después lo fulminó con la mirada.

-Vaya, vaya, vaya... no esperaba que te tomaras tan en serio tu papel. Y tampoco sabía que te gustara el sadomasoquismo... -añadió con un tono burlón, tratando de ocultar que de verdad le había asustado. -Hum... no te preocupes por mí, sé defenderme solo, ya te dije que no soy el indefenso niño que aparento. -añadió con vanidad.

Aunque esta vez Rob lo había pillado desprevenido, y no había sido capaz de defenderse, pero normalmente, Sora no era tan torpe. Miró el látigo y no dudó en cogerlo, rápidamente, antes de que Rob pudiera reaccionar. Lo observó divertido, y sacó su lengua para lamerlo una sola vez, en casi toda su extensión. Miró a Rob divertido, posicionándose como si fuera a golpearlo.

-¿Te he comentado que me encantan estos juegos?
-preguntó con ese tono coqueto. -Mis amos solían castigarme haciéndome cosas como estas, terminó gustándome... -confesó, sin darle importancia al hecho de que comenzó como un castigo. -Es una lástima que ya no te atraiga, podríamos divertirnos mucho...

Dejó el látigo en su sitio y se levantó, mirando a Rob con una fingida expresión de decepción, para luego ir en busca de sus ropas, muy despacio, sin ninguna prisa, esperando a que Rob cambiara de opinión.

-Estoy deseando empezar a trabajar contigo, parece tan divertido... -comentó mientras. -Dime, ¿cuándo empezaremos? -preguntó, esta vez con interés.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rob
Vampiro Renegado
Vampiro Renegado
avatar

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 09/04/2011
Edad : 29

MensajeTema: Re: Confusión    Mar Abr 26, 2011 5:58 am


“No es que no me gustaran esas cosas, solo que pensé que a ti no te gustaban” Observando como Sora dejaba el látigo en su lugar, se percato de que el joven iba en busca de su ropa, entonces decidió darle un giro inesperado a todo es revoloteo que lo estaba atontando cada ves más. Rápidamente se lanzo sobre el joven, cogiéndolo fuertemente de los brazos, para evitar que se moviera, le susurro al oído con un tomo lujurioso “Si que te divierten mucho estas cosas…” Levanto la mano derecha hacia el techo de la habitación y saco unos arneses para poder maniatar a Sora.

El joven no podía moverse con libertad alguna, lo miro a los ojos llevo de lujuria que podía sentirse por doquier. Dio vuelta alrededor del joven tocando su pecho, paseando por su espalda, fue entonces que rasguño solo un poco el pecho de Sora dejando algo de sangre entre sus uñas, sacos su lengua y lentamente lamió la sangre que se encontraba en sus dedos. Se tomo de los pelos con sus manos, totalmente desenfrenado y riendo como un loco de atar, diciendo
“Me gusta… me gustan… Estos juegos…” Decidió vendar lo ojos del joven pero estaba ves sin vendar su boca “Qui… Quiero oír como gritas de excitación cuando ponga mis manos sobre ti” esta ves estaba agitado, jadeando por la excitación que no podía controlar, que cada vez crecía mas y mas.

Comenzó hacer ruidos de latas como si estuviera afilando un cuchillo, para poder cortar un poco al joven, viendo la cara de Sora totalmente asustada por los sonidos de hacia. Se paro detrás de él y comenzó a golpearlo con el látigo, primero subvente, a medida que iban corriendo los segundo empezó a golpear mas fuerte y mas rápido, hasta que su piel enrojeció demasiado.
“Espero que te gusten las cosas calientes mi pequeño esclavo” mientras lamia su oreja, saco una vela, que luego de encenderla, la paso por cerca de el cuerpo del joven casi llegando al punto de quemarlo. Entonces pensó que era una buena idea lanzarle la cera al cuerpo desnudo de Sora, podía ver como se retorcía y escuchar como gemía el joven cuando lo quemo por primera vez con la cera. “¡Ya basta! De juegos sin sentido, ah llegado la hora de ponerse serios”

Desato a Sora que cayo desplomado por el piso totalmente agota por el castigo que recibió, lo tomo de los pelos y se acerco a su rostro “¡Levántate! No te eh dicho que podías descansar” En ese mismo momento le coloco un collar alrededor de su cuello con una cadena, tirando para que se mueva “¡Vamos ahora tu serás mi mascota!” riendo al ver la humillación que él estaba provocando. Siguió caminado hasta llegar a la cama, se sentó en ella diciendo

“Lame mis zapatos” de modo que no le quedo otra alternativa al joven mas que hacerlo “¡Bien, muy bien! Así me gusta que sean obedientes con su amo, ¡Ahora chupame la polla!” Se lo dijo con toda sinceridad y sin remordimiento alguno. Antes de que Sora pudiera darse cuenta Rob comenzó a penetrarlo tan fuerte y tan duro que no podía distinguir entre un grito y un gemido del joven. Entonces para un momento para lamer el miembro de Sora, solo por a él también le gusto mucho eso la última vez que lo hicieron.

Parecía que todo había acabado, pero no era de ese modo tan fácil, rápidamente lo puso de cuarto pies y comenzó a penetrar de nuevo fuerte y duro, casi como su estuviera por rasgar el ano del joven, pero decidió poner a Sora arriba de él, de nuevo volvió a penetrarlo pero esta vez mas duro diciéndole
“¡Me vengo… me vengo dentro de ti!” y soltó todo su semen dentro del joven mientras que lo masturbaba para que el también se viniera en su mano. Le pido de lamiera sus dedos llenos de su propia segregación.

Cuando se le bajar los humos a Rob, se dio cuanto de lo que había echo y de eso estaba muy mal para él, se arrodillo frente Sora con una voz llena de culpa
“¡Gomen nasai! No quiera que vieras esta parte de mí, lo lamento tanto. Espero que sepas perdonarme mi amor”.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sora
Immortal Servant Animal
Immortal Servant Animal
avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 21

MensajeTema: Re: Confusión    Mar Abr 26, 2011 4:16 pm

No esperó ese giro, y se quedó algo aturdido mientras lo veía lanzarse sobre él y hablarle en ese tono lujurioso que le hizo sonreír muy divertido. Lo que no esperó es que lo atara de ese modo, aunque su sonrisa no desapareció, esperaba impaciente a lo que iba a hacer el vampiro. Soltó un pequeño quejido cuando rasguñó su pecho, e incluso se tensó un poco al escuchar esa risa extraña por parte de Rob, ¿qué demonios le había pasado? No pudo mirar su rostro, pronto todo se volvio oscuro y supo que era porque le había vendado los ojos. Volvió a sonreír de forma traviesa al escuchar sus palabras y jadeos, sabiendo que estaba completamente excitado con eso, y, no iba a negarlo, a él también le gustaba.

Se tensó de nuevo al escuchar el sonido de las latas, creyendo que de verdad era un cuchillo. A eso no estaba tan acostumbrado... pero, en vez de eso, recibió el golpe del látigo, que le hizo soltar un ronco gemido, aunque conforme los latigazos aumentaban esos leves gemidos se transformaban en quejidos que Sora intentaba disimular mordiéndose el labio. Suspiró de nuevo cuando le lamió la oreja, sin esperar lo que vendría después. Nuevamente se mordió el labio, tratando de no moverse para que no lo quemara, pero al sentir la cera en su cuerpo se retorció, gimiendo de dolor.

Cuando lo desató y soltó, Sora se dejó caer al suelo, jadeando, sintiéndose agotado, pero supo que aquello no había terminado cuando escuchó a Rob mientras le cogía del cabello. Sintió que tiraba de él, como si fuera su perro, y eso fue una patada directa a su orgullo. Gruñó, apenas moviéndose, Rob tenía que tirar de él. El escuchar su risa y no poder hacer nada le hizo sentirse impotente. Lamió sus zapatos tal y como le pidió, con una mueca de asco, y sonrió cuando escuchó la siguiente petición, de esa forma tan vulgar. Estaba dispuesto a hacerlo cuando el vampiro comenzó a penetrarlo. Gimió y gritó, sintiendo placer y dolor, sonriendo cuando lamió su miembro. Dejó que siguiera penetrándolo, completamente aturdido por esas embestidas tan fuertes y profundas, que le hacían delirar y gritar de puro placer. Notó que cambiaban de posiciones, a una que prefería aún más, y siguió dedicándole todo tipo de sonidos eróticos, incitándole a que continuara, pero no esperó que se atreviera a terminar dentro de él de nuevo...

-¡No! ¡Para! ¡No! A-Ah... te... te dije que... mmm... -no pudo evitar que eso ocurriera, y se sintió realmente bien, tanto como para terminar el también con un último grito que lo dejó sin aliento. Lamió los dedos del mayor con deseo, sin ningún asco al extraño sabor que estos tenían, no era la primera vez que hacía algo así...

No tardó en escuchar sus disculpas y sonrió con amargura. Al tener las manos libres, bajó la venda de sus ojos y lo encontro arrodillado ante él. Su sonrisa se volvió cruel, y se miro de arriba a abajo, observando cada marca, cada quemadura, cada herida... y el collar de su cuello. Sintió una punzada al verlo, y su mirada se volvió fría, algo poco común en Sora.

-¿Por qué te disculpas? Te ha encantado... ¿o es que vas a negarlo, hipócrita? -preguntó, deteniéndose para soltar una carcajada. -Te ha encantado verme así, ¿verdad? Te ha encantado escucharme gritar, ver cómo me retorcía de dolor... y te ha divertido muchísimo humillarme. ¿De verdad no desearías ser mi amo y someterme todas las veces que quisieras? -se deshizo de la venda y tiró de la cadena del collar, aún con esa mirada fría y burlona. -¿Sabes por qué me gusta tanto esto? Porque luego todos sois iguales. Todos los arrodillais ante mí a pedirme perdón, arrepentidos de lo que habeis hecho. Humanos, vampiros, Heliogábalus... todos, todos son exactamente iguales. -se deshizo del collar y lo tiró al suelo con desprecio. -Y yo... cada vez que veo las heridas que provocais en mi cuerpo, recuerdo una vez más por qué dejé morir a mi corazón. Si yo sintiera algo por tí, ahora mismo estaría hecho pedazos. -volvió a reír, levantándose y reprimiendo un quejido de dolor al hacerlo. -Dices que sientes algo muy fuerte por mí... pero, en realidad, sólo te has encaprichado conmigo, al igual que yo contigo. No es amor, Rob. Si me amaras, te habrías detenido en cuanto me escuchaste gritar... y eso habría sido patético.

Antes de que pudiera decir nada, fue al baño y cerró la puerta. Se miró al espejo, sucio, con marcas en todo su cuerpo, incluso en el cuello. Una sonrisa amarga apareció en su rostro, y empezó a limpiarse, sintiendo la esencia de Rob caer por sus piernas, gruñendo por ello. Ya era la segunda vez que lo hacía, y la próxima vez se aseguraría de evitarlo. Aunque, tal vez, después de lo que había dicho, no hubiera próxima vez. Al menos, ya no se sentía tan impuro. Después de todo, Rob era igual que todos los demás...

-Entonces... ¿por qué me siento tan estúpido...? -preguntó para sí, en voz baja, apretando sus puños con rabia.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rob
Vampiro Renegado
Vampiro Renegado
avatar

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 09/04/2011
Edad : 29

MensajeTema: Re: Confusión    Mar Abr 26, 2011 5:19 pm


Rob todavía algo atontado por lo sucedió, corrió hasta el baño escuchando murmurar al joven, pidiéndole que por favor salir para poder hablar con él, después de media hora de insistirle tanto, finalmente salio del baño, vio que se había limpiado todo su cuerpo, trato de cogerle la mano para poder hablar con é.

Pero Sora bufando fue directo al comedor y se tiro en el sofá, pudo ver la cara de frustración que tenia en ese momento, comenzó a hablarle pera parecía como su le estuviera diciendo cosas a la pared, entonces los tomo fuertemente del los brazos diciéndole con una voz un poco alta


“Solo quiero que me escuches un momento, nada más y si después quieres irte, yo mismo te acompañare hasta la salida” al hacer eso parecía que le estaba prestando un poco de atención. “Perdóname por lo que te hice en ese momento de locura, lo que pasa es que cuando me provocas demasiado me sucede eso, es la parte de me hace ser un maldito vampiro, arrogante y despreciable” gritando con impotencia

“¡Maldigo el día en que ese mal nacido asesino a mi familia y me hizo ser el monstruo soy!” Al final emitiendo un llanto de dolor. “No sirve de nada pedirte perdón de rodillas, ni de nada que me revuelque de miseria” sintiéndose aun mas escoria de lo que se sentía al ser un vampiro “Yo era feliz siendo humano, por eso no pierdo las costumbre de eh llevado toda mi vida” Soltó unas lagrimas al ver de nuevo el cuerpo de Sora totalmente machacado y sabia que él le había provocado todo eso. Tomo una decisión firme

“No me queda otra cosa para poder sentirme perdona aunque no lo vayas a hacer es que tu me hagas lo mismo que te acabo de hacer ase unos instantes” Fue rápido hasta la habitación y al volver dejo el látigo en los pies de Sora “¡Golpéame… golpéame… tan fuerte como puedas y hazme sentir lo que tu al hacerte esas cosas tan horribles!” Con la cabeza agachas esperando que lo golpearan, mientras le decía

“Voy a recompensarte, sino te apartas de mi lado y te haré sentir todo el amor que tengo de verdad asía tu ser, nunca mas voy dejar que algo o alguien te haga daño de nuevo. Todos merecemos una segunda oportunidad” ¿O no le crees así? “Te demostrare que no soy como los demás hombres, vampiros y Heliogábalus que hayas conocido” Todavía esperando su castigo por haber maltratado su propio humanidad.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sora
Immortal Servant Animal
Immortal Servant Animal
avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 21

MensajeTema: Re: Confusión    Mar Abr 26, 2011 7:07 pm

Escuchaba la voz de Rob llamarlo, pidiéndole salir, pero sólo bufó y siguió lavándose, reprimiendo quejidos de dolor cuando pasaba el jabón por las heridas y quemaduras. Se aclaró y vistió, para luego salir y escuchar a Rob de nuevo. Bufó y se echó en el sofá, escuchando aún al mayor, pero ignorándolo por completo. ¿Por qué insistia? Sora no pensaba dejarse llevar por lindas palabras o disculpas. De hecho, no lo culpaba, era así como debían ser las cosas, él no podía dar amor a nadie, simplemente era algo que jamás había experimentado y que no tenía intención de experimentar.

Pero, finalmente, decidió escuchar, mirándolo con indiferencia... hasta que escuchó ese llanto, y vio sus lágrimas. Desvió la mirada, tratando de no mirar, queriendo convencerse de que sólo lo hacía para ablandarlo... pero parecía tan sincero... Dio un respingo al escuchar que se marchaba, y creyó que se había rendido hasta que vio el látigo a sus pies. Sonrió con crueldad y sacudió la cabeza al escuchar cómo le suplicaba que lo golpeara. Cogió el látigo, volvió a lamerlo y se paseó alrededor de Rob, escuchando sus súplicas pero sin desviar la mirada del látigo. Rió cruelmente y dio un latigazo al suelo cuando el vampiro terminó de hablar.

-Patético. -fue lo único que dijo por un instante. -¿Sabes? En ningún momento me he quejado de lo que has hecho; es natural, todos sois iguales. Que hubieras sido humano no habría cambiado nada, habrías hecho exactamente lo mismo. Y te dije que esto me gustaba, y me ha gustado. ¿Crees que eres el primero que me hace esto? Creéme, he hecho cosas mucho peores, Rob... no me conoces... no tienes ni idea del monstruo que soy...

Se detuvo para mirarlo, frente a él, sonriendo con prepotencia al ver que no se atrevía a mirarlo y levantó el látigo, dispuesto a golpearlo... pero lo tiró lejos y se agachó a su lado, haciendo lo que jamás imaginó que haría: abrazarlo. Lo abrazó con fuerza, casi con cariño. Acarició su cabello, en un torpe intento de consolarlo. Al separarse, hizo amago de ir a besarlo, pero se arrepintió y simplemente se levantó, volviendo a sentarse en el sofá.

-Yo nunca tuve familia... no puedo entender tu sufrimiento porque ni siquiera he llegado a tener algo parecido.
-confesó. -Pero... voy a ayudarte. Atrapas a los Heliogábalus por venganza, ¿no? Yo, en realidad, os detesto a todos. -añadió con frialdad. -Pero últimamente me he aburrido de tener amos, y los humanos son tan débiles... -hizo una pausa para bostezar. -Eres interesante, y ya te dije que me encapriché contigo, así que... seré algo así como tu ayudante. ¿Qué te parece? Es una buena oportunidad para que me demuestres que me... quieres, aprecias o como quieras llamarlo. -añadió con una expresión de desagrado, evitando decir la palabra "amor". -Y yo podré divertirme, hay tantos Heliogábalus, y son todos tan atractivos... -eso último lo dijo para molestarlo, y se tumbó en el sofá, observándolo. -¿Qué me dices? Siempre puedo marcharme... me gusta improvisar y seguro que en esta ciudad hay más cosas divertidas que hacer...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rob
Vampiro Renegado
Vampiro Renegado
avatar

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 09/04/2011
Edad : 29

MensajeTema: Re: Confusión    Miér Abr 27, 2011 1:14 pm


Se levanto con algo de orgullo aunque se había humillado ante Sora, eso no le importaba mucho siempre y cuando sea él. Exclamo con una voz intermedia “¡Basta de mariconeadas…!” Lo miro al joven con una sonrisa llenada de alegría, “Esta bien, dejare que seas mi ayudante” se rasco un poco la cabeza, estirándose y bostezando un poco, como si nada hubiera ocurrido, se sentó al lado de Sora, coloco las piernas del joven sobre él, encendió la televisión.

Con lo ojitos grandes, brillosos y un tomo medio burlón le dijo
“¡No…! creo que sea tan así como decís que eres, si no ya te hubieras ido de aquí” Comenzó a cambiar de canal uno tras otro sin dejar quieto en un solo programa, “Además no podrás divertirte acá” bajo las pies de Sora, se fue hacia la cocino y trajo algo de zumo de durazno, le ofreció al joven un poco “Este va sin bromas, te aviso por las dudas que desconfíes de mi”

Entonces perdió la mirada en Sora, viendo como bebía el zumo, sin querer y pensando que lo decía para él mismo, dijo en voz alta “Que hermoso que se ve tomando ese zumo, me lo comería a besos” se dio cuenta que lo dijo en voz alta cuando Sora clavo su mirada en él, rápidamente miro a otro lado, con toda su cara sonrojado de vergüenza. Lo miro diciéndole de una forma vanidosa “¡Ah! Por cierto no creo que un ser tan horrible como lo es el Heliogábalus sea mas atractivo que yo” bufando un poco al final. De repente se tormo el cielo de un gris oscuro, salían rayos y relámpagos del mismo, como si fuera a caerse.

De un estruendo causado por un trueno, se quedaron en la oscuridad, Rob miro por la venta y pudo apreciar la lluvia que caía sobre su ventana, miro un poco mas allá de la cuadra, pudiendo localizar lo que había provocado el corte de luz, en efecto era un poste de energía que se cayó por la acera.

Fue esta la cocina por una velas, mientras que Sora seguía en el sofá como si nada estaría pasando a su alrededor. Volvió con una vela encendida, la coloco sobre la mesa ratonera, miro al joven que había puesto los pies sobre el sofá y se agarraba de las rodillas, le dijo con una mueca de alegría
“A partir de mañana nos quedan seis días para estar en esta cuidad, así que aprovecha el máximo este lugar, haz todo lo que tengas que hacer. Voy a ayudarte en todo lo que pueda” Vio que Sora todavía lo miraba indiferente por no le llevo el apunte a todo eso

“Cuando pasen los 6 días nos iremos a Norte America, mas específicos a New York porque ahí hay un pez gordo que capturar. Pero no perderé la oportunidad de conquistarte, porque no creo que tengas tan muerto el corazón como tú lo dices. El otra noche lo escuche latir muy fuerte cuando estaba dormido a tu lado, sino lo recuerdas bien, fue el días que me mordiste la mano” le hizo un guiño con el ojo

A Rob se le ocurrió una idea para que no se aburran demasiado en la oscuridad, así que comenzó hacer figuras de sombras con las manos, eso pareció llamar la atención de Sora
¿Te gusta este juego mi amor?
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sora
Immortal Servant Animal
Immortal Servant Animal
avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 21

MensajeTema: Re: Confusión    Miér Abr 27, 2011 8:32 pm

Sonrió, sabiendo que Rob aceptaría, y se limitó a ver la televisión cuando se sentó a su lado, riendo por lo bajo por su comentario. Precisamente porque no se había marchado, era tan malo como decía; después de todo, iba a vivir de él, cualquier persona normal habría pensado que trataba de aprovecharse de Rob para tener un techo bajo el que dormir, pero, al parecer, el vampiro no era así. Era... tan odiosamente tierno...

Sacudió la cabeza por ese pensamiento y siguió mirando al televisor, sin importarle que cambiara de canal contínuamente, pues no le interesaba ver nada en realidad. Miró a Rob con desconfianza cuando le ofreció el zumo, pero lo bebió después, sin mirarlo siquiera... hasta que escuchó ese comentario. Lo miró fijamente, aún con indiferencia, sonriendo divertido cuando el mayor apartó la mirada avergonzado... aunque esa sonrisa desapareció cuando todo comenzó a oscurecer. Una tormenta... pero lo que preocupaba a Sora no era la tormenta, sino la oscuridad, e hizo todo lo posible por ocultar ese temor, hasta que se fue la luz.

Se encogió cuando Rob se marchó, aprovechando que todo estaba oscuro, abrazando un poco sus rodillas. Nunca le había gustado la oscuridad, desde siempre le había provocado un extraño temor. Temor que trató de disimular cuando Rob volvió con una vela encendida, y se limitó a mirarlo sin interés, levemente sorprendido por lo que dijo. ¿Es que iban a alguna parte? Sonrió cuando le dijo el lugar; hacia mucho tiempo que no viajaba al extranjero y sonaba realmente divertido, aunque su sonrisa desapareció por eso último que dijo. Entonces, ¿no fue un sueño? ¿Realmente se levantó y lamió su mano, para luego tumbarse a su lado? Rob lo llevó a la cama de nuevo...

Reprimió un gruñido, y no dijo nada, hasta que lo vio jugar con sus manos, haciendo formas en las luces. Un leve rubor apareció en sus mejillas cuando Rob le preguntó de ese modo y se limitó a asentir, aunque queriendo parecer indiferente. Movió un poco sus manos, tratando de hacer alguna forma, pero no lo logró. Lo intentó varias veces, pero finalmente, frustrado, gruñó y dejó de hacerlo. Miró a Rob y rápidamente su expresión cambió a una divertida y coqueta.

-¿Vas a llevarme de viaje? Oh~ Qué romántico... Si tratas de seducirme, puede que vayas por el buen camino. Aunque, ¿quién sabe? Nadie lo ha conseguido.
-comentó con tono caprichoso. -Estoy deseando trabajar contigo... ¡parece tan divertido! -añadió, con tono despreocupado aunque sabía que iban a capturar Heliogábalus, y eso no era algo precisamente tranquilo, pero así era Sora. Adoraba el peligro, y tal vez por eso seguía en aquella casa...


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rob
Vampiro Renegado
Vampiro Renegado
avatar

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 09/04/2011
Edad : 29

MensajeTema: Re: Confusión    Jue Abr 28, 2011 3:31 pm


Rob miro al joven con una pequeña mueca de alegría al ver que no podía hacer ninguna figura con sus manos, pero al parecer lo que estaba haciendo iba por buen camino.

“Si… si… te llevare conmigo de vieja, ya que no hay otra alternativa vamos a estar los dos solo por un buen tiempo” añadió lo ultimo con un tomo de picardía. Cuando volvió la luz, ya había pasado mucho tiempo, Rob se levanto del sofá estirando su cuerpo un poco, “Bueno como ya es algo tarde me iré a dormir, para levantarme temprano. ¡No te quedes hasta muy tarde Sora querido!”

Camino hasta el dormitorio rascando su trasero y bostezando un poco diciéndolo “Si quieres te espero para dormir” pero el joven nunca llego. A la mañana siguiente sin saber lo que el joven había hecho en la noche, lo encontró dormido en la mesa ratonera, miro su rostro y para el parecía un ángel aunque Sora se denominara un pequeño demonio, una ves mas tuvo que llevarlo a su cama.

él decidió dar un paseo por la ciudad para ver que encontraba de divertido hacer en lo que el joven despertaba, al regresar encontró a Sora con una cara de daba miedo con tan solo mirarlo, desvió un poco su ojos al ver que el joven estaba algo de mal humor, no sabia si era por que lo dejo solo o si acaso es que durmió mal. Pero eso no le hizo preocupar casi sin pensar en la que decía o lo que estaba por hacer, se acerco hasta Sora, lo cogió entre sus brazos y le dio un beso fugas en los labios, se alejo del él, fue a la cocina, hasta que sintió la presencia del joven a tras de él


“Vamos a salir a dar un paseo, si te portas bien y no te pones muy caprichoso te aré un pequeño regalo” dejo la cocina y de dirigió hasta el baño, comenzando a ducharse escuchaba unos ruidos que provenían de donde estaba Sora sin llevarle importancia como si el joven llevara mucho tiempo viviendo con él.
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sora
Immortal Servant Animal
Immortal Servant Animal
avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 21

MensajeTema: Re: Confusión    Jue Abr 28, 2011 4:14 pm

Sonrió con picardía cuando escuchó a Rob decir que estarían solos, sabiendo que estaban pensando en lo mismo. Sonrió ladino y siguió tratando de hacer formas con sus manos, pero pasaron las horas y no lo logró, hasta que finalmente volvió la luz, y Rob se levantó para ir a dormir. Sora infló sus mofletes, en una expresión infantil, especialmente cuando le dijo que no se quedara hasta tarde. ¿Qué se creía que era? ¿Un niño humano? Arqueó una ceja cuando dijo que lo esperaría a dormir. Pocas eran las veces que Sora dormía acompañado, y aunque Rob había resultado ser la excepción demasiadas veces no iba a consentir que lo fuera una vez más; de modo que se quedó en el sofá, viendo la televisión con cierto aburrimiento y sin ningún interés, hasta que se quedó profundamente dormido.

En sus sueños, Rob lo abrazaba y besaba, repitiéndole millones de veces esas palabras que Sora tanto odiaba. "Te amo". Y Sora sólo le respondía con dulces besos y caricias para nada propios en él, suspiros de amor salían de sus labios, y su cuerpo se dejaba llevar dócilmente por el vampiro. Dejaba que bebiera su sangre, que lo tocara... y obedecía a todas las peticiones de Rob. Pero, cuando menos lo esperaba, Rob puso en su cuello una correa, como si de un perro se tratara, y lo humilló una vez más, obligándolo a ser su sirviente, a ser su mascota. Sora despertó después de eso y gruñó con frustración.

-No puedo dejarme llevar por esto... -murmuró para sí, volviendo a cerrar los ojos, abrazándose antes de volver a quedar dormido.

Al despertar, se encontró en la cama, sin Rob. Un pequeño rugido, similar al de un león, escapó de sus labios. ¿Cómo se atrevía a cogerlo en brazos mientras dormía? Se levantó, dispuesto a gritarle, pero no lo encontró. ¿A dónde demonios había ido? Dio vueltas por la casa, gruñendo por lo bajo, hasta que escuchó la puerta y corrió hacia ella, percatándose de que parecía una maldita mascota. Un perro. Otro rugido salió de sus labios y fulminó al vampiro con la mirada nada más verlo pasar por la puerta. Lo que no esperó fue ese fugaz beso en sus labios, que le dejó boquiabierto y con cara de idiota. Lo siguió para decirle algo, lo que fuera, pero volvió a hablar, diciéndole que saldrían y que, si no era caprichoso, le compraría algo.

-No prometo nada. -aseguró con tono infantil, viendo como se marchaba al baño.

Cuando Rob empezó a ducharse, Sora se golpeó la cabeza con la pared. Se sentía idiota, ¿qué demonios le pasaba? Y ese sueño... Rugió de nuevo, pero se tumbó en el sofá y respiró profundamente; debía calmarse o se transformaría de nuevo. Logró hacerlo, y al ver a Rob salir sólo con una toalla y aún mojado, sonrió de forma ladina y se relamió descaradamente los labios para que pudiera verlo perfectamente.

-Mmm~... no deberías salir así, Rob... -le reprimió de forma coqueta. -Haces que piense cosas pervertidas, y los niños no deberían pensar cosas pervertidas...

Se levantó sin más y fue libremente a la cocina, como si realmente esa fuera su casa. Cogió otro zumo y volvió mientras lo seguía mirando descaradamente, de arriba a abajo, como si pudiera comerlo con la mirada. Rió divertido y luego cambió su expresión a una de fingida inocencia.

-Y, ¿a dónde iremos? Espero que me lleves a un sitio divertido... o tendré que buscar a alguien que me divierta más... -advirtió, ladeando la cabeza para no verlo, sonriendo de forma traviesa.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rob
Vampiro Renegado
Vampiro Renegado
avatar

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 09/04/2011
Edad : 29

MensajeTema: Re: Confusión    Vie Abr 29, 2011 1:14 am


Él escucho lo que el joven le estaba diciendo, riéndose de vergüenza para dentro de si, “Mmmmh… será una sorpresa a donde te llevare” mientras se estaba secando el cabello, pudo percatar que Sora lo miraba con ganas de lanzarse sobre él, sin querer se le cayo la toalla de la cintura, miro de reojo asía donde se encontraba el joven y pudo ver que lo estaba comiendo con la mirada, sintiendo un escalofrío por su cuerpo, antes de que el joven hiciera algo se coloco el boxer y camino hasta el, se paro en frente, bajo su cabeza hasta donde estaba el rostro de Sora, lo miro divertido, con una cara de que te voy a hacer algo, guiño uno ojo y le dijo “Antes de salir, tenemos que hacer algo que me va a divertir mucho” riéndose al final.

Cuando Sora se distrajo un momento para no escucharlo, lo cogió rápido y echo a correr, lo puso en la tina, todavía el joven estaba aturdido por la sorpresa y antes que se diera cuenta Rob estaba lavando su cabello, vio como el joven inflaba sus mofletes por el descaro que tuvo, riendo un poco burlón
“Había que tomarse un pequeño chapuzón no” siguió pasando el jabón por todo su cuerpo, cuando llego al miembro de Sora, comenzó a jugar con el, como si se tarara de un juguete para la bañera, viendo el rostro del joven sonrojado por lo que estaba haciendo lo dejo un momento y fue hasta sus nalgas

“Ahí que limpiar bien por todos lados” ¿no lo crees así? Riéndose un poco mas que antes, cuando termino de enjuagar su pequeño ángel como suele decirle aunque a Sora no le guste, comenzó a cercarlo “Sabes, tengo una confesión que hacerte” se quedo en silencio un momento dejando algo de misterio y para ver que cara de curiosidad ponía Sora, “¡Bien te lo diré sin mas!” con un tono serio que daba algo de miedo

“Anoche cuando me fui a dormir, solo porsupuesto, ya que nunca llegaste” lo ultimo lo dijo algo triste “Pude soñar con algo maravilloso. Soñé que por fui aceptabas mis sentimientos asía ti y que tu me dijiste *te amo* pero te costo un poco decirlo al principio. Entonces te abrace fuertemente, te acaricie y te bese dulcemente. Claro que solo fue un sueño aunque me gustaría que fuera de ese modo”

lo llevo a Sora a la habitación para que pudieran cambiarse y le entro ropa que le había comparado esa mañana “Te traje esto porque te portaste bien el baño” era una remera roja, una sudadera amarilla y un pantalón vaquero, viendo como Sora se colocaba su ropa y al terminar le dijo

“Te ves muy mono con eso puesto, si no fuera porque vamos a salir te comería ya mismo” Salieron de la casa, caminaron hasta la para del autobús para poder viajar a ese lugar secreto que tanto le decia.
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sora
Immortal Servant Animal
Immortal Servant Animal
avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 21

MensajeTema: Re: Confusión    Vie Abr 29, 2011 6:21 pm

Realmente le sorprendió que a Rob se le cayera la toalla, pero pronto su expresión de sorpresa volvió a una realmente traviesa, y le faltó muy poco para lanzarse sobre el vampiro, incluso infló un poco sus mofletes cuando vio que se vestía. Esa sonrisa traviesa volvió cuando le dijo aquello entre risas, y creyó que se refería a esos "juegos" que tanto le gustaban, aunque intentó disimular su interés no mirándolo. Fue un error, pues Rob lo llevó sin ninguna dificultad al baño, dónde empezó a lavarlo. Sora reprimió un bufido, ¿sólo se refería a eso? Dejó aún así que lo lavara, dando un respingo cuando lo tocó ahí abajo, pero después suspiró, sonrojado, y dejó que continuara.

Cuando terminó de lavarlo, miró a Rob, nuevamente fingiendo no tener interés alguno, pues sabía que se lo terminaría diciendo quisiera o no. Y así fue; se quedó paralizado con aquella confesión, sólo alcanzó a desviar la mirada, entre molesto y avergonzado. Él jamás había dicho esas dos palabras, y se decidió por no decirlas nunca, jamás. Quedó en silencio hasta que lo llevó a la habitación, dónde se puso la ropa que el mayor le dio, sonriendo. Había acertado con su elección, Sora adoraba los colores alegres. Sonrió vanidoso por el halago del mayor y fue con él hasta la parada del autobús.

-¿Y cuál es ese lugar tan misterioso al que piensas llevarme? -preguntó divertido. -¿A un parque de atracciones, tal vez? ¿A una juguetería? ¿A una tienda de dulces? Espero que no me decepciones... -advirtió, pero aún con ese tono divertido y despreocupado suyo.

Pensó, nuevamente, en ese sueño... y en el que tuvo él. No podía dejarse llevar por esto, no demasiado. Sabía cómo podía terminar, y estaba convencido de que ese sueño no había sido otra cosa que un aviso. No podía volverse débil, ni enamorarse, aunque Sora ya no creia en el amor, y menos para alguien inmortal como él. Suspiró, y miró hacia el frente, tratando de no cruzarse con los ojos de Rob.

-Dime, ¿realmente crees que existe la posibilidad de que te diga esas palabras? Ya sabes... "te..." "te am...". Eso... -no era capaz ni siquiera de pronunciarlas. -Sabes que el amor no existe, ¿verdad? Y, aunque existiera... tú y yo somos inmortales. El amor no dura para siempre. -aseguró, ahora con un tono de voz sorprendentemente serio. -Si ni siquiera los humanos son capaces de amar a una sola persona hasta el día de su muerte, ¿por qué íbamos a poder nosotros?

Antes de que Rob pudiera responder, llegó el autobús, y Sora subió sin nisiquiera mirarlo, para sentarse atrás del todo. Adoraba ese sitio. Se puso al lado de la ventana, para poder ver el paisaje, y no tener que mirar demasiado a ese vampiro que tanto lo confundía...


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rob
Vampiro Renegado
Vampiro Renegado
avatar

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 09/04/2011
Edad : 29

MensajeTema: Re: Confusión    Dom Mayo 01, 2011 9:15 pm


Rob se quedo con la palabra en la boca cuando el joven subió rápido al autobús, pago el boleto, lo mira fijo cuando comenzó a caminar hacia él, se sentó a su lado, cogiendo su mano un instante, al ver que Sora no le llevo el apunte que solo estaba mirando el paisaje que paseaba por la ventanilla del autobús, soltó su mano y miro asía otra dirección como su no le hubiera importado, totalmente en silencio todo el viaje.
Finalmente llegaron al lugar que Rob estaba mencionando, después de ese largo vieja que culmino casi en el ocaso, bajaron del autobús, se estiraron un poco por estar tanto tiempo sentado, miro al joven con picardía
“Bien es hora de echarnos a caminar un trecho antes del la puesta al sol”.

Rob se dio cuenta da la cara de puso Sora cuando le dijo que caminaron, entonces para que no bufara lo cargo en su espalda, recordando aquel día maravilloso que lleno de alegría. Entraron en un pequeño bosque, algo espeso, camino aproximadamente durante treinta minutos y justo antes de cruzar el último árbol, bajo a Sora “¡Por fin llegamos! Pero te cubriré los ojos para no arruinar la sorpresa” pasaron el árbol hasta llegar a un Observatorio que se encontraba abandonado desde un par de siglos, por el paso de los años se fue deteriorando, la flora y la fauna, fueron haciendo su aparición dejando atrás la tecnología, estaba cubierto todo de verde, un manto de diente león cubría la mitad del lugar, parecía un lugar de fantasía como si se tratase de un cuento de hadas,

“Esta es mi gran sorpresa” descubrió los ojos de sobre, que los estaba tapando con sus manos, vio al joven sorprendido por el lugar, su cara parecía como su fuese un niño con juguete nuevo.
Le dijo con un tono suave
“Esto no es la mejor parte del lugar” lo cogió del la mano y lo llevo a la horilla de acantilado que estaba justo por detrás del observatorio, se podía apreciar toda la ciudad desde allí, “Llegamos en el momento indicado, mira hacia el horizonte” Apenas se estaba escondiendo el sol, cuando un pequeño roció comenzó a caer dando lugar a un hermoso arco iris.

Rob volteo a Sora, dejándolo de frente con él, respondiendo a esas preguntas que el joven le había echo antes de subir a bus, mirando fijo a sus ojos
“Claro que puedes decir ¡Te Amo! No es nada del otro mundo, además yo podría estar contigo hasta la eternidad, dado que estamos condenados a ella. Nosotros podemos ser mejores que lo humanos y no dejar que no invada la infidelidad” Levando un poco la voz “¡Yo te seria fiel en todo!”

Pero antes de que Sora pudiera responder, lo abrazo y comenzó a besarle con pasión se arrojo al suelo junto con el joven dándole caricias u besos con la poco luz de quedaba en el lugar, mientra que lo últimos rayos de sol daban su calor a toda la ciudad, abriendo paso a la noche estrellada, algo un tanto frío pero acogedora para quien sabe con quien pasarla y Rob no hacia mal en estar con Sora, dejando de besarlo por un instante para el el joven tomara un poco de aire y le respondía o digiera algo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sora
Immortal Servant Animal
Immortal Servant Animal
avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 21

MensajeTema: Re: Confusión    Lun Mayo 02, 2011 7:43 pm

Sora no habló en todo el trayecto, se limitó a mirar el paisaje, evitando así cruzarse con la mirada del vampiro. Aunque sí sintió cómo este cogía su mano y, aunque no se respondió, si le molestó que terminara apartándola, pero no dijo nada y siguió mirando por la ventana hasta que, finalmente, llegaron. Puso mala cara cuando bajaron y Rob mencionó que tenían que caminar, pero sonrió cuando el mayor decidió cargar con él.

Observó el bosque durante todo el camino, hasta que finalmente Rob lo bajó y el castaño supo que habían llegado. Dejó que tapara sus ojos y, cuando llegaron, miró todo aquello maravillado, como si se encontrara en un sueño o en un cuento. Parecía un niño de verdad, ilusionado con un nuevo regalo; incluso sus mejillas enrojecieron un poco y sus ojos brillaron con intensidad. Pero supo que había más cuando Rob le cogió de la mano, para llevarle a un acantilado desde el que podía ver toda la ciudad. Esta vez, incluso abrió un poco su boca, sorprendido. La vista era hermosa, y Sora se lamentó de no tener una cámara al lado para fotografiarla. En todos sus años de vida, pocas eran las veces que había logrado presenciar algo parecido...

Miró a Rob cuando este comenzó a hablar de nuevo, frunciendo el ceño por sus palabras, como si hubiera dicho algo terrible. Hizo grandes esfuerzos por no sonreír ante esas palabras, repitiéndose una y otra vez que no eran más que mentiras y que, por mucho que el vampiro llegara a esforzarse, jamás podría cumplir con sus promesas. Iba a decírselo, iba a volver a responderle de ese modo frío e indiferente, pero ese beso le sorprendió, y respondió con la misma pasión, dejándose caer al suelo, disfrutando de los besos y caricias de Rob, abriendo los ojos un momento, entre besos, para ver cómo ahora el cielo se cubría con ese manto de estrellas. Sonrió y siguió besando a Rob hasta que este se separó.

Jadeó, con los ojos entreabiertos, levemente sonrojado... y después se colocó sobre Rob, besándolo con la misma pasión, de forma desenfrenada y algo violenta. Tuvo que separarse pronto para jadear, y escondió su rostro en el cuello del vampiro, jadeando y respirando agitadamente contra la piel de este.

-Eres idiota. -fue todo lo que dijo. -Un completo idiota... que está dispuesto a darlo todo por alguien que no puede corresponderle... -añadió, separándose un poco hasta quedar sentado sobre él. -¿Sabes? Comienzo a pensar que eres masoquista... Te he dicho que soy lo peor, te lo he demostrado, sabes que no eres el primero ni serás el último que ha hecho esto conmigo... ¿No te resulta asqueroso? -preguntó, aún incrédulo.

Pero, sin esperarlo ni él mismo, llevó una de sus manos a la mejilla de Rob, acariciándole dulcemente, para luego ir a sus labios, delineándolos con sus dedos, mientras sus ojos se clavaban en los de Rob, en una de las miradas más intensas que dedicaba en siglos...

-Gracias...
-murmuró, de pronto. -Hacía siglos que no veía algo tan hermoso... -añadió, mirando al cielo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rob
Vampiro Renegado
Vampiro Renegado
avatar

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 09/04/2011
Edad : 29

MensajeTema: Re: Confusión    Mar Mayo 03, 2011 3:27 pm


En el momento que Sora bajo su mirada de nuevo, con un gesto alegre en el rostro de Rob, que parecía no importar nada más que ese momento, hizo una mueca con sus labios, moviéndolo a su costado izquierdo, con una pequeña risa “Ja… Si es necesario ser masoquista para demostrarte lo que siento, lo haré con todo gusto y verdaderamente no me das asco, con todo lo que dices, porque no estas con nadie más, solo estas conmigo y eso es lo que me vale, no me interesa que en tu pasado hayas tenido un centenar de hombres a tu lado. ¡Yo soy tu presente! Y me gustaría ser tu futuro” lo ultimo lo dijo con un tono rosado en sus mejillas, casi parecido al de Sora cuando apenas se esta excitando al sentir las caricias.

De un rápido movimiento Rob puso a Sora bajo suyo, poniendo en cada lado se su rostro una de sus manos, amago como su fuese a seducirlo para que tuvieran relaciones, pero en cambio solo beso su cuello. Se aparto un momento de el viéndolo repostado en el césped verde como la copas de los árboles, se veía tan candido como siempre, solo que esta ves era diferente a los demás veces que había mirado sus ojos fijamente, pudo ver en lo profundo de él como si pudiera leer su mente o mas bien dicho leer su corazón, diciéndole, por favor nunca me abandones, no quiero seguir pasando solo las noches frías, lúgubres que yacen alrededor de mi asechándome como si fuera un cachorro indefenso.

Rob se levanto y extendió su mano
“¡Vamos! Aquí no termina nuestro trayectoria, por lo menos hasta mas tarde” volvió a cargar a Sora en su espalda, pero esta ves saco una paleta del bolsillo de su pantalón “Aquí tienes esto para que te entretengas un rato, hasta que lleguemos” siguió caminando un rato mas hasta llegar a un restaurant no muy llamativo, coloco a el joven es un silla, él se sentó en otro, quedando frente a frente, como si se tratara de una pareja.

Rob un poco nervioso como si fue un colegial, con su mejillas de tono levemente rojizo,
“Esta ves voy a ordenar yo” largo una carcajada. “Entonces ordenare caracoles a la madrileña, vino tinto y un zumo para vos” mientras esperaban la cena, Sora estaba actuando de una manera indiferente, él decidió tocar al joven con su pie, comenzó por los tobillos, siguiendo por sus piernas y llegando al lugar sensible de Sora, para ese entonces vio sonrojado a el joven, acerco un poco mas su pie hasta tocar el miembro del joven, y dio un salto Sora como si se hubiera asusta, lo miro fulminante ya que su toda una sorpresa, llego la cena y comenzaron a comer sin decir una sola palabra, al terminar trajeron el postre, en efecto era un banana split, pudo ver que de en el rostro de Sora se dibujaba un sonrisa por tan solo ver el postre acercarse. Al acabar con todo el banana, tomo las manos del joven entre las suyas, como los ojos brillosos

“¿Sabes por qué los ángeles están enfadado conmigo? Por que en vez de soñar con ellos sueño contigo” Después de decirle eso, soltó las manos del joven, pago la cuenta del lugar, al salir se detuvo un instante para pregustarle ¿Quieres ir a casa a divertirte o quieres ir al cine? Sin que le respondiera ¿O quizás quieras ir primero al cine y después a casa para divertirnos? Soltando una risa avergonzada.
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sora
Immortal Servant Animal
Immortal Servant Animal
avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 21

MensajeTema: Re: Confusión    Mar Mayo 03, 2011 7:05 pm

Desvió la mirada, con el ceño ligeramente fruncido, por las respuestas que le dio Rob. Le molestaba que fuera tan odiosamente bueno y... romántico. Se sentía indigno de él, y consideraba que debía alejarse de su lado, dejar que encontrara a alguien que de verdad supiera lo que es el amor y pudiera corresponderle. Pero, al mismo tiempo, se había encaprichado tanto con él que no pensaba consentir que ninguna zorra se lo arrebatara. Porque así era como Sora quería llamar a todo lo que sentía: un simple capricho infantil.

Sonrió travieso cuando Rob se colocó sobre él, pero no esperó esos besos en su cuello, sino algo más... pervertido. Sintió un escalofrío cuando el vampiro se separó y lo miró, era extraño... como si pudiera ver su alma, su corazón, y eso incomodaba a Sora, que siempre trataba de ocultar esas cosas. Por suerte, Rob se levantó y el menor no tardó en hacer lo mismo, agradeciendo que lo cargara, pues no tenía ganas de caminar. Volvió a sonreír, esta vez de forma más infantil, cuando Rob le entregó esa paleta que lamió como un niño, y no de la forma provocativa que acostumbraba a hacer cuando lo miraban.

Le sorprendió que Rob lo llevara a un restaurante, pero no dijo nada y se sentó frente a él, arqueando una ceja al ver el rubor en sus mejillas, preguntándose en qué estaba pensando. Asintió con total indiferencia por la comida que pidió, aunque esa indiferencia desapareció cuando empezó a sentir el pie de Rob acariciar su pierna. Suspiró, con un leve rubor en sus mejillas, sintiendo como subía, y subía... hasta llegar a su entrepierna. Gimió y tuvo que taparse la boca para no ser escuchado, fulminando después a Rob con la mirada, jurándose internamente que el mayor se las pagaría tarde o temprano. Olvidó su venganza al ver el postre, que miró como si se tratara de lo más maravilloso del mundo y comió ignorando todo lo demás. Al terminar, miró a Rob sorprendido por esas palabras, y desvió la mirada levemente sonrojado.

Siguió al mayor hasta que salieron, sonriendo ladino por su pregunta. Normalmente, habría elegido ir a su casa y divertirse, y no precisamente jugando a cosas de niños... pero se sentía extraño. Aquel día se estaba pareciendo demasiado a una cita, y Sora jamás había tenido una cita, los hombres con los que había estado apenas le duraban un día y sus amos nunca sintieron nada por él. No iba a negarlo, siempre quiso experimentar cómo era una cita, de modo que miró hacia otro lado, y respondió:

-¡Vamos al cine! Podremos hacer cosas divertidas después... o mientras.
-añadió eso para sí, riendo travieso.

Tiró de Rob hasta que llegaron al cine, y observó todos los carteles de las películas con interés, tratando de evitar las de terror. Finalmente, eligió una de acción, pues no era la película lo que le importaba. Se preguntó, entonces, si Rob habría elegido una romántica, como sería en una cita normal... pero sacudió rápidamente la cabeza, repitiéndose varias veces que eso no le importaba.

Compraron las entradas y llegaron a la sala que, a esas horas y tratándose de esa película, estaba casi vacía. Se sentaron y Sora prestó atención únicamente a la película durante los primeros minutos, pero después miró a Rob con una sonrisa que no presagiaba nada bueno, pero que el vampiro no pudo ver debido a la oscuridad de la sala. Había pensado en vengarse por lo del restaurante, de modo que llevó su mano disimuladamente hasta la entrepierna de Rob, y empezó a acariciarla sobre la tela, despacio, pero insistentemente.

-Es divertida la película, ¿verdad?
-comentó "inocentemente", mirando a Rob. Lo que en realidad buscaba era escuchar su voz mientras le hacía eso...


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rob
Vampiro Renegado
Vampiro Renegado
avatar

Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 09/04/2011
Edad : 29

MensajeTema: Re: Confusión    Miér Mayo 04, 2011 5:13 am


Sin poner pretexto algo Rob se dejo llevar por Sora, como si el fuera un niño caprichoso al que había que complacerlo con todo. Él estaba apunto de elegir una película de terror, pero ni siquiera pudo hablar y el joven ya había elegido una de acción, ya estaba decidido y no podía hacer nada mas que cumplir sus caprichos, ya al parecer cada vez mas se enamoraba de Sora por mas caprichoso o nada puro que el dice indirectamente cuando lo regaña por ser adorable y tierno con el.

Al pagar la entradas vio como Sora corrió hasta la sala, se sentó en la ultima parte, Rob siguió al joven y piso un chicle que había en el suelo, tropezó con una silla golpeando su rodilla, mucha importancia no le dio, llegando al lugar que estaba el joven, se coloco a su lado, mirando con detenimiento la película, que al parecer era interesante.

De repente sintió un calor que se le acercaba cada vez mas a su entrepierna, le dio un pequeño escalofrío y de momento se puso totalmente colorado, al menos Sora no podía ver su cara dado a la oscuridad que tenia el lugar, escuchando la vos del joven tan sensual y acogedora, que comenzó a tartamudear por como le acariciaba
“e… eh! Sss… si me… degusta mucho la peli… cula” suspirando de alivio cuando para de hablarle.

De modo que Rob tampoco quiso quedarse a tras sin hacer nada, aparto la mano del joven, elevándolo hasta dejarlo sentado en sus piernas
“Te crees muy picarito, haciéndome esto” riéndose con un tono serio “A hora veremos quien es el mas pícaro”

Él metió una de sus manos por debajo de la remera de Sora, tocándolo su espalda y lamiendo sus titillas de manera dócil, siguió besando un poco mas por su cuello hasta alcanzar su boca, le robo un beso rápido, lo miro fijamente a los ojos, antes de que pudiera hablar, lo dio vuelta, colocándolo en la silla y él sentándose arriba de el, lo beso por la frente, seguidamente sus labios, pasando por su pecho, lentamente comenzó a desabotonar el pantalón de Sora.

Mientras lo hacia, lo volvió a mirar pero esta ves lamiendo sus labios saboreando cual fuera un felino, lo que iba a venir, entonce paso el guardia de la sala con la linterna encendida y rápidamente se coloco en su lugar haciéndose el tonto, como si estuviera atento a la película, Vio la rostro de Sora totalmente sorprendido, no podía decir una sola palabra y hizo le divertía aun mas de lo esperado, cuando se fue el guardia, volvió a colocarse de rodillas frente del joven y de un solo jalon saco su pantalón, tomo entre sus manos el miembro de Sora


¿Espero que esto te este gustando? Lo dijo bien bajito para no llamar la atención, comenzó a lamer lentamente la punta y luego siguiendo chupando como si fuera un pico dulce, lo dijo sin vergüenza alguna “Que rica polla tienes mi amor” entonces levanto las piernas del joven dispuesto a lamer su ano, siguiendo con su miembro, bajo por su cojones hasta llegar a la parte que a él le gustaba mas, en dende había puesto su néctar por primera ves, se detuvo dejándolo de lado eh hizo el indiferente, solo para poder ver la reacción de Sora al dejarlo así de esa manera, lo miro de reojo diciéndole falsamente

“Estoy enojando contigo” suspiro y cruzo sus brazos esperando al joven.
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sora
Immortal Servant Animal
Immortal Servant Animal
avatar

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 07/03/2011
Edad : 21

MensajeTema: Re: Confusión    Miér Mayo 04, 2011 3:46 pm

Sonrió travieso al escuchar la voz del vampiro sonar así y, no iba a negarlo, la forma en que trataba hablar le resultaba realmente sensual. Lo que no esperó, fue que lo sentara sobre él, y reprimió una risilla cuando escuchó esas palabras, sabiendo que iba a venir algo realmente divertido. Y así fue; no pudo reprimir los suspiros cuando Rob comenzó a acariciarlo y lamerlo, e incluso respondió a ese rápido beso y lo miró a los ojos, con deseo, sabía que no iba a quedarse así. Y, nuevamente, no se equivocó, observó divertido como Rob lo sentaba mientras él iba bajando por su cuerpo, estaba llegar a su pantalón que empezó a desabrochar. Sora se relamió, pero disimuló rápidamente cuando el mayor se apartó y pasó el guardia, aunque estaba algo nervioso.

En cuanto el guarda se fue, Rob siguió y Sora lo miró deseoso, mordiéndose fuerte el labio cuando empezó a lamerlo, asintiendo con la cabeza, sonrojándose por la forma en que le hablaba. Tuvo que morderse la mano, y los dedos de esta, mientras Rob seguía lamiendo hasta su entrada. Pero, de pronto, se detuvo, y Sora emitió un pequeño sonido de protesta. Bufó al escuchar a Rob, pero otra divertida idea pasó por su cabeza.

Se sentó sobre las piernas del vampiro, acercándose a la oreja de esta para lamerla, incluso introducir un poco su lengua en ella. Rió en voz baja y llevó su mano al pantalón del mayor, masajeando su entrepierna sobre la tela, colando después su mano y suspirando a propósito para provocarlo.

-Por favor, perdóname... -pidió con falsa inocencia. -Sé que me he portado mal, pero no puedo evitarlo... y sé que a tí también te gusta... -añadió, mirando de reojo un segundo, comprobando que el guardia estaba bien lejos. -Déjame convencerte... puedes ver la película mientras, no te molestaré...

Sin pensarlo más, se puso de rodillas entre sus piernas, desabrochando el molesto pantalón y bajándolo junto a la ropa interior, relamiéndose al ver lo que le esperaba entre las piernas del vampiro. No le dio tiempo a quejarse, cogió el miembro entre sus manos y empezó a lamerlo como si de un helado se tratara. Miró a Rob divertido, aunque no podía verlo con claridad, sabía que lo estaba disfrutando. Lamió la punta, antes de introducirlo en su boca, despacio, queriendo tortularlo de ese modo, preguntándose cuánto aguantaría sin gemir... o si de verdad estaba enfadado.

Lo sacó de su boca, pero siguió lamiéndolo, mientras al mismo tiempo lo acariciaba, reprimiendo risllas y algún jadeo. Eso le estaba gustando demasiado, sentía su entrepierna palpitar, pero a él nunca le gustaba reprimir sonidos, y si se tocaba, sabía que lo terminarían escuchando....

-Dime, Rob... ¿me perdonas? -preguntó en susurros, volviendo a su tarea.


Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Confusión    

Volver arriba Ir abajo
 
Confusión
Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» Creando confusión.CNT, Stop desahucios.
» Confusión y contradicción en declaraciones de testigos sobre el asesinato de Anibal Barrow
» Confusión con los envases de los fármacos

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Vassalord :: Ciudad "Sacramento" :: Zona Residencial :: Casas-
Cambiar a: